LECTURAS DEL MES Octubre 2021

Tras un mes repleto de lecturas como fue septiembre, octubre ha venido más problemático y mis circunstancias me han impedido sacar ganas de leer durante un par de semanas. Pero bueno, todo es cosa del momento y hay que hacer lo que mejor se pueda con lo que se tenga.

Lecturas del mes anterior: LECTURAS DEL MES Septiembre 2021

S.O.U.L., de Vane y Fernando de Felipe

Quizá no sea la mejor manera de empezar una sección de lecturas del mes, pero es que el primer cómic que leí, este S.O.U.L., me ha dejado… ¡sin saber qué he leído!

Un tebeo tremendamente especial, con carga social y racial y un argumento desagradable en el que el lector no termina de sentirse a gusto. Pero tiene algo que te hace seguir leyendo sin parar con un nudo en el estómago.

Me ha encantado, y aún así, no me atrevería a recomendarla a la ligera por todo esto que digo; no creo que todo el mundo vaya a estar dispuesto a jugar a lo que Vane y Fernando de Felipe nos plantean aquí. Para mí ha sido un muy buen primer contacto con la obra de Fernando de Felipe, y que me ha dejado con muchas ganas del tomo que sacará ECC próximamente: Nacido Salvaje.

Necesitaré una relectura para poder reseñarlo…

Bota Bota, de Paru Itagaki

Beastars es un manga del que se ha hablado mucho y que a mí me llamaba un poco, pero meterse en una serie larga sin tenerlo del todo claro no es buena cosa.

Pero un manga de tomo único es otra cosa, y este Bota Bota venía a ser mi primer contacto con la autora de Beastars, con un argumento bizarro que me llamaba mucho. Por desgracia, la obra no me ha gustado demasiado, la premisa inicial era interesante y ofrecía muchas posibilidades, pero el resultado final me ha resultado un tanto mediocre, exagerado y vacío.

Rastros de Sangre 9, de Shuzo Oshimi

Acabo de cerrar este noveno tomo y estoy todavía procesando todas las emociones sentidas durante la lectura. Acostumbrados a un ritmo más pausado, en este tomo, tienen lugar un montón de cosas que ponen la historia en un punto muy interesante y que veremos adónde nos lleva. Sigo sorprendiéndome con la tremenda capacidad del autor para hacerme pasar de sentir tensión a sentir culpabilidad, ternura, miedo o repulsión.

Por no mencionar que, una vez abres un tomo, no puedes levantar la mirada ni un segundo hasta terminar, y en ese momento lo único que quieres es más. El dibujo sigue siendo precioso e incluso mejorando.

Las Aventuras de Ric Hochet 1 y 2, de Zidrou y Simon Van Liemt

La revitalización de un personaje clásico de la BD de la mano de uno de los autores más exitosos del panorama actual del cómic europeo, como es Zidrou, y de un dibujante excelente, como es Simon Van Liemt.

Yo en principio, no me habría subido a esta serie, puesto que no conocía a Ric Hochet y un revival no es precisamente algo que me suela atraer demasiado… pero al leer el avance de la serie, a mí me convencieron. Estos dos primeros álbumes me han gustado mucho, aventuras de misterio que son tremendamente entretenidas y que proporcionan una atmósfera que aúna lo iconoclasta con lo clásico. Lo he pasado genial leyendo este primer recopilatorio, y no será el mejor europeo que vayas a leer, pero es un cómic muy recomendable. Me haré con los siguientes tomos.

La Rosa de Versalles 9 y 10, de Riyoko Ikeda

La Rosa de Versalles ha sido una constante en las secciones de lecturas mensuales, y no es para menos, ya que el clásico de Riyoko Ikeda me ha dado muchos ratos buenísimos, y ha sido todo un descubrimiento personal.

Pero toda historia tiene un final, y el de La Rosa de Versalles ha llegado con el tomo 9, y me alegra decir que ha estado a la altura y deja buenas sensaciones en cuanto a lo que a cerrar se refiere. Además, tiene esa carga trágica que no podíamos evitar tratándose del periodo histórico en el que se ambienta la historia. Lo tengo clarísimo, si alguien quiere leer un cómic sobre la Revolución Francesa, estos 9 tomos de La Rosa de Versalles son la mejor elección.

Por otro lado, también me he juntado con el tomo 10 este mes. Puede que te estés preguntando que si la historia está contenida en los 9 primeros tomos, cómo puede haber un décimo, pues es muy sencillo; hay 5 tomos más aparte de los 9 iniciales, ya que la autora decidió hacer historias paralelas, spin-offs, parodias y demás productos derivados, y todo eso es lo que tenemos en los tomos del 10 al 14.

Obviamente, con todo lo que me ha gustado la historia principal, tenía que seguir haciéndome la serie. Este primer tomo «extra» me ha parecido por debajo del nivel acostumbrado, nos presenta una historia autocontenida, protagonizada por Oscar, André, Rosalie y algunos personajes nuevos, como la Condesa de Negro. Un relato alejado del tono y los temas recurrentes de La Rosa de Versalles y que va por unos derroteros más parejos con el género de terror, inspirándose en la leyenda de la Condesa Báthory. Una lectura entretenida y distinta, siempre es un placer poder volver a ver a Oscar y compañía en más aventuras.

Crepúsculo, de Pasqual Ferry

Mi primer contacto con la obra de este autor, que se hizo un nombre importante en la industria trabajando para Estados Unidos, pero que se forjó en las revistas españolas de la época de recesión del boom del cómic adulto en España.

Este álbum presenta una trama un tanto fragmentada, en la que uno no se entera muy bien del todo ni sabe qué va a pasar, pero seguimos avanzando para poder descubrirlo. Me ha resultado una buena lectura pero nada excesivamente destacable, la verdad. Creo que el desarrollo podría haber estado mejor llevado y el estilo de dibujo a mí no me termina de gustar del todo, pese a que tiene mucha personalidad y fuerza.

Se puede encontrar a precio de saldo fácil.

Liga de la Justicia de Scott Snyder (Justice League #23-39)

Mi asignatura pendiente era terminar de leer la Liga de la Justicia de Scott Snyder que dejé a medio leer cuando la seguía mes a mes ya que de número en número se me olvidaban los detalles y no disfrutaba tanto la lectura.

Esto, unido a que tampoco me emocionaban demasiado algunos arcos, hizo que la pereza se apoderase de mí en cuanto a lo que retomar la lectura de esta etapa se refiere.

Pero por fin encontré la fuerza de voluntad suficiente, y me puse con el tramo final de la Liga de la Justicia. Para mi sorpresa, he disfrutado bastante de estos números, con momentos muy buenos y un dibujo que, salvo cuando dibuja Porter, mola mucho. Le veo fallos, como por ejemplo, la ausencia de un final, lo cual me parece casi una estafa, o que Snyder se empeña en explicar todo una y otra vez, enrevesándolo y entrando en un bucle no demasiado beneficioso. Es una pena que se desaprovechen a algunos personajes muy interesantes, pero es lo que hay.

En general diría que es una buena etapa, pero se habría agradecido una mayor regularidad en la calidad (porque de nada sirve que el tramo final sea bastante bueno si al comienzo hubo arcos malos) y un final decente.

Vagabond 1, de Takehiko Inoue

Vagabond es una de esas series manga míticas, de las que todo el mundo habla maravillas, pero que genera cierto rechazo a la hora de subirse a ella por un motivo obvio: se encuentra parada indefinidamente desde hace años, sin tenerse la seguridad de que vaya a ser concluida.

Pese a ello a mí siempre me ha llamado la atención, me encantan los samuráis y la figura de Musashi Miyamoto es muy atractiva. Este mes, en un arrebato tras ver el primer tomo en mi tienda, me olvidé que tendré que comprar 36 tomos más y me lo llevé a casa.

La lectura me ha gustado bastante, me ha sorprendido el tratamiento de la historia y el personaje, muy salvaje y violento, alejado de ese guerrero elegante y refinado que conocemos en otras historias, y el dibujo me ha gustado muchísimo. A mí me ha convencido para seguir y acompañar a Musashi en su camino de la espada.

Nameless, de Grant Morrison y Chris Burnham

Tenía muchas ganas de leer esta obra del escocés para Image Comics, que además, venía alabada por muchos. Pero a veces, las expectativas y las ganas juegan malas pasadas…

Me ha decepcionado. Tengo que ser sincero. Me ha decepcionado.

No sé, no he logrado divertirme como siempre me pasa con Morrison, no es nada excesivamente complejo, pero aún así me he perdido en varios puntos de la trama, y las sensaciones finales son muy moderadas. Es un buen cómic pero tardaré en darle una relectura (a lo mejor con la relectura cambio mi percepción, no sería la primera obra de Morrison con la que me pasa).

De verdad, El Asco le da mil vueltas a esto. Si no has leído El Asco, te estás perdiendo el curso intensivo en Morrison más divertido que vas a encontrar. Aunque tendrás que acercarte con precaución…

Give my regards to Black Jack 3, de Shuho Sato

Un manga que me gustó mucho empezar fue Give my regards to Black Jack, como ya dije en la entrada que escribí de los primeros dos tomos.

El final del segundo tomo fue precioso, así que tenía ganas de continuar con la historia de nuestro médico contra el sistema, esta vez visitando el departamento de neonatología.

Más cuestiones morales y filosóficas en unas tramas humanistas y en algunos momentos bastante duras. Disfruto mucho de la lectura de esta serie, me parece que por ahora está manteniendo un nivel muy notable que, como siga así, hará de este manga una obra sólida y tremendamente recomendable.

Eso sí, por ahora, mi tomo favorito es el segundo, pero de calle.

The Stringbags, de Garth Ennis y PJ Holden

Ver el nombre de Garth Ennis en una portada, siempre hace que me plantee leer ese tebeo. Este The Stringbags además traía un argumento muy atractivo, de combates aéreos en la Segunda Guerra Mundial protagonizados por aviones anticuados pero que, aún así, lograban hazañas increíbles.

Y aunque la sensación tras cerrar el tomo es de haber leído un cómic interesante, disfrutable y con una documentación trabajada, se me ha quedado cojo en el apartado emocional, no llegando a engancharme ni hacerme padecer por los personajes. Además, el punto de partida daba para momentos grandiosos y al final parece que no ha sabido aprovechar del todo su potencial.

Así que he quedado decepcionado con este cómic, pese a los buenos comentarios que arrastraba y las ganas enormes que tenía de leerlo. A los amantes del bélico les encantará, pero a los que, como yo, necesiten un paso más allá del mero testimonio, les recomiendo acercarse con cautela al cómic si esperan algo más que una historia interesante y amena.

Chu #9, de John Layman y Dan Boultwood

Otra cita mensual obligada; Chu de Layman.

A un número de terminar este segundo arco o temporada, la historia nos ha planteado nuevas reglas con las que el guionista puede jugar y expandirse, y deja el final en un punto perfecto para darnos un último número bastante cerrado y condensado.

Ahora el malo maloso, que al principio de la serie ni siquiera veíamos, el mafioso Don Bucatini, es una amenaza real, tangible e inmediata. La vida del abuelo Ong Chu pende del gatillo de este villano y Saffron y compañía tendrán que robar un cuadro imposiblemente protegido para poder salvar el pellejo.

Creo que no le está sentando demasiado bien a la lectura de esta serie la espera entre mes y mes, porque al final es un cómic ligero que se disfruta más de corrido. Aún así, como siempre, el número lo he disfrutado y sé que cuando lea el arco entero, me gustará más todavía.

Adolf 5, de Osamu Tezuka (Relectura)

Pues ha llegado el fin de este legendario manga.

Y me rindo a lo obvio: es una maravilla. Que pese a haberlo leído anteriormente, me lo pueda triturar de una sentada, me sorprende, pero es la magia que lograba el Dios del Manga, y no en vano Adolf suele ser la obra de Tezuka que está en absolutamente todas las listas de mangas imprescindibles.

Estoy muy contento de poder por fin tener Adolf en mis estanterías, que desde que lo leí en la biblioteca, siempre había querido leerlo, y este formato en cinco tomos B6, con sentido de lectura oriental es, para mí, el ideal. Ojalá estuvieran sacando toda la Biblioteca Tezuka en este formato, me habría hecho con todas las series que no hubiera tenido…

Como no sé cuándo releeré la serie completa para hacerle una reseña, aprovecho para dejarlo claro desde ya: ¿no has leído nunca un manga? pues cógete este que vas a disfrutar lo que no está escrito.

Silencio, de Dieter Comès

Dieter (o Didier) Comès es uno de esos autores un poco desconocidos, por lo menos en España, que a mí me encantan. Su forma de crear esas atmósferas de realidad, fantasía, culto, paganismo, rencillas y conflictos en la región rural de las Ardenas, a mí me hechiza, haciéndome disfrutar como un niño de cada una de sus obras.

Y tras haber leído varias obras suyas como La Belette, La casa donde sueñan los árboles o Iris, tenía una gran cuenta pendiente con la que es su obra más reconocida y aclamada; Silencio.

Evidentemente, me ha gustado, y mucho, pero eso ya lo sabía antes incluso de abrir el álbum. Silencio demuestra ser, por el momento, la obra de Comès con una trama más compleja y con más subtramas. El tema central, aparte de todos los presentes en el grueso de la obra del belga, es la visión que la sociedad, en este caso rural, tiene de una persona con una deficiencia mental (además de una discapacidad), como es el protagonista, llamado Silencio. A partir de ahí, la historia se mueve por interesantes senderos y nos lleva a parajes inesperados.

Comès me parece un autor muy especial y único, y nunca es mal momento para reinvindicarlo.

Valoración final del mes (Octubre de 2021)

No he leído demasiado, pero la calidad media ha sido bastante decente. Ha habido variedad y en general estoy contento con mis lecturas, ya vendrán meses más potentes y con más facilidades.

Peor lectura del mes:

Bota Bota, de Paru Itagaki

Es que me ha dejado exactamente igual que si no lo hubiera leído. No me ha aportado absolutamente nada, salvo, quizá, algún momento puntual de entretenimiento. Pero es que la premisa daba para reflexiones importantes e interesantes, y el producto final me parece repetitivo, acelerado, superficial y vacío.

Mejor lectura del mes:

Silencio, de Dieter Comès

Este mes ha habido un nivel muy sólido en las lecturas, pero en lo que es la parte alta de la tabla, la calidad, pese a ser muy buena, no llega a las cotas de, por ejemplo, el mes pasado. A la hora de elegir, tengo clara la obra ganadora, y no es otra que Silencio, puesto que funciona muy bien a todos los niveles y me da esa lectura que me saca de cualquier otra por lo especial que es. Las que se han quedado a las puertas del puesto de honor serían S.O.U.L., Adolf 5 y Rastros de Sangre 9, tomos muy potentes y absorbentes.

Pues hasta aquí mis lecturas de octubre… ¡Gracias por leerme!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: