Los Muertos Vivientes #14: Sin salida

“No soy mejor que los que no hicieron nada”

Los Muertos Vivientes #14: Sin salida contiene The Walking Dead #79-84.

Volumen anterior: Los Muertos Vivientes #13: Demasiado lejos

AVISO: La reseña que vas a leer a continuación no contiene ningún spoiler del volumen en cuestión, pero sí que podría contener spoilers relacionados con números anteriores.

La vida en Alexandria tarde o temprano tenía que dejar de ser tranquila, y como todo en esta serie, suele llegar antes de lo que les gustaría a los protagonistas.

Tras los sucesos del volumen anterior, en los que acabábamos con algunos disparos debidos al intento de invasión de un grupo de supervivientes, nuestros amigos los caminantes, decidieron hacer una movilización multitudinaria hacia el epicentro de los sonidos. El mayor miedo es que la valla no resista, y por desgracia no lo hace.

Ante esta irrupción masiva de caminantes, los personajes se refugian en las casas. Y así surgirá un romance imprevisto, o como mínimo sorprendente con el que accedemos a un discurso contundente de Rick Grimes; un discurso sincero, y que creo que en el fondo todos lo sienten igual pero que visto plasmado con palabras, puede parecer egoísta, pero… ¿quién no antepondría la vida de su hijo a la del resto?

Las situaciones límite como siempre en esta serie, sirven para analizar a cada personaje; vemos en Spencer un carácter egoísta, todo lo contrario que Andrea, que se mantiene fiel al grupo hasta el final. Por otro lado, Douglas, el que fuera líder de la comunidad, derrotado y sin esperanza actúa de manera compulsiva para tratar de enmendar sus errores.

Otra vez tenemos a Carl y su insensibilidad, un chaval que se ve empujado a tener una actitud dura y fría, pero que como muestra Morgan, en el fondo no es así, se ha visto obligado en convertirse en lo que es.

Un volumen cargadísimo de acción, con escenas impactantes y un final que muestra una gran fe en la humanidad y en la comunidad, algo que creo que no habíamos visto hasta el momento, y que se agradece para romper el tono amenazante y pesimista con el que se suele tratar el tema.

Anuncios

El Fotógrafo de Mauthausen

“¡Estaba absolutamente prohibido incluso vivir!”

Francisco Boix fue uno de los miles de españoles que fueron apresados por su ideología en campos de concentración nazis. Su caso es particular; no por lo que le llevó hasta Mauthausen, sino por la hazaña que allí realizó; el robo de negativos que mostraban los horrores que los nazis llevaban a cabo.

A grandes rasgos, la historia de El Fotógrafo de Mauthausen muestra cómo Francisco, que desde pequeño había aprendido la profesión de su padre (fotógrafo), acaba accediendo al servicio de identificación del campo, en el que se toman y revelan fotos de los presos. El comandante Ricken, a cargo de este servicio de identificación, percibe las aptitudes de Francisco para la fotografía, y le encarga ser su ayudante. Así, descubrimos que Ricken es un psicópata con ínfulas de artista y fotografía cada muerte acontecida en el campo tratando de crear arte.

Poco a poco vemos que en Mauthausen matan a los presos de agotamiento, obligándoles a colgarse para no morir de una paliza o siendo forzados a tocar la valla electrificada entre muchas otras formas.

Francisco, decide empezar a crear copias de los negativos y robarlos para poder, en un futuro, denunciar las terroríficas prácticas de los nazis.

En definitiva, estamos ante el testimonio de una acción heroica por parte de nuestro compatriota, el único español que compareció en los juicios de Núremberg. Una historia que debería ser conocida por todos nosotros, pero que por desgracia es más ignorada de lo que debería. También sirve para acercarnos a los horrores que sufrieron miles y miles de personas y que nunca podrán ser borrados.

Como la parte tan importante de la historia que es, merecía llegar a todo el público posible de cualquier forma factible, en este caso, el vehículo ha sido el cómic (publicado originalmente por Éditions Dargaud), pero muy pronto será llevado a la gran pantalla. El problema que yo he tenido a nivel personal con la obra ha sido su ejecución. Que no se me malinterprete, creo que es un cómic notable, pero yo llegué a él con unas expectativas muy altas, y me encontré con un ejercicio que quizás no ha conseguido infundirle el ritmo y emoción que merecía la historia. El guionista, Salva Rubio, es también historiador, por lo tanto, y como cuenta en el prólogo, trata de no tomarse licencias y ceñirse a los datos, es por esto que yo creo que ha quedado una obra un poco fría, que no ha acabado de encontrar una dinámica propicia ni transmitir la fuerza necesaria salvo en ciertos momentos.

Pese a esto, creo que es una lectura casi obligada, por el valor histórico que tiene y por todos los extras que complementan la obra y que nos abren los ojos ante la cruda realidad en Mauthausen de mano del propio autor y otros expertos, y fijan la línea divisoria entre los elementos ficticios de la obra y los reales.

En conclusión, un buen cómic, pero que tiene mucho más valor como testimonio. Aún lejos de ser la obra tan redonda que yo esperaba, nos mantendrá atentos en cada viñeta y no se hará pesada en ningún momento. Quizás en mi caso las expectativas me jugaron una mala pasada y esperaba otra cosa distinta.

El-fotógrafo-de-Mauthausen-1

Apartado Gráfico

El apartado gráfico recae en el dibujante Pedro J. Colombo y la colorista Aintzane Landa. Como siempre sucede con el arte, es una cuestión de gustos, y en mi caso, no me ha parecido la estética apropiada para narrar esta historia. Es un dibujo bueno, pero creo que habría ayudado a la trama algo más realista y crudo. Las caras a veces quedan raras y me habría gustado que hubiera un parecido mayor con los personajes que existieron de verdad y de los que se tienen referencias fotográficas.

Ediciones

En España, la única edición disponible es la publicada por Norma Editorial y que actualmente va por la segunda edición.

En cuanto a edición creo que es inmejorable; gran tamaño, encuadernación en cartoné muy robusta, un diseño cuidado y un montón de extras como fotografías, texto o dibujos muy interesantes y necesarios para absorber la obra y la historia en su totalidad.

Los Muertos Vivientes #13: Demasiado lejos

“¿¡O qué!?¿¡Me vas a echar!?”

Los Muertos Vivientes #13: Demasiado lejos contiene The Walking Dead #73-78.

Volumen anterior: Los Muertos Vivientes #12: Vivir entre ellos

AVISO: La reseña que vas a leer a continuación no contiene ningún spoiler del volumen en cuestión, pero sí que podría contener spoilers relacionados con números anteriores.

Nuestros supervivientes favoritos siguen en Alexandria, adaptándose poco a poco al nuevo ritmo de vida. En el volumen anterior, nos enteramos que la ansiada salvación que proponía Eugene era una farsa que se había inventado para sobrevivir, pero con la llegada a la comunidad, parece que eso ya no importa.

Rick como siempre, desconfía de todos y de todo, y consigue hurtar algunas armas junto con Glenn. Abraham, por su parte, al mostrar su capacidad en combate y el interés que pone en salvar a sus compañeros, se hace con el control del grupo de construcción.

-75.jpg

Afortunadamente, no tenemos tiempo de ponernos cómodos y empezar a notar la rutina en la historia; Rick vuelve a meterse en líos al amenazar y pelearse con Pete, un hombre que maltrataba a su mujer e hijo. Pese al carácter tan coral de la serie, en el que todos los personajes tienen su peso y sus momentos, queda claro que Rick es el protagonista indiscutible de la serie. Por ejemplo aquí, si analizamos este arco de Alexandria, parece que sea una excusa para volver a tocar el tema de su inestabilidad mental.

Por si fuera poco los problemas que se desarrollan dentro de Alexandria, Glenn y Heath llaman la atención de otro grupo de personas durante una incursión en Washington D.C. que lleva a estos desconocidos hasta las puertas de la comunidad, y no precisamente con intenciones amistosas. Lo que parecía que iba a ser la semilla para la historia del siguiente volumen, se resuelve de forma expeditiva y rápida, lo que me dejó muy sorprendido. Pero tendrá dos consecuencias que sí que creo que serán fundamentales en los próximos números.

El premio al personaje más odiado de este arco, se lo concedo a Gabriel (el cura). Ya hay que ser rastrero para hablar así de los que te han salvado la vida. Como si él fuese un angelito…

Hombre Hormiga de Nick Spencer y Ramón Rosanas

“Gracias por aceptar un currículum a doble cara”

A rebufo de la iniciativa All-New, All Different Marvel, nació una nueva oportunidad para el Hombre Hormiga. Precisamente él, conoce bien todo el tema de las oportunidades, ya que tuvo una para redimirse de su anterior vida como ladrón y convertirse en un héroe. Por supuesto, estoy hablando de Scott Lang y no de Hank Pym (el Hombre Hormiga original).

Es normal que con Scott de por medio el tono de su serie sea el de comedia. Pero no nos equivoquemos, ya que también tendrán gran peso los problemas del mundo real y será imposible no empatizar con el protagonista, que como en las tragedias clásicas, se ve arrastrado de manera involuntaria a una sucesión de situaciones complicadas que, con mayor o menor acierto tendrá que superar.

Captura de pantalla (3)

A nivel personal, Scott siempre había sido un personaje que me había llamado mucho la atención desde que leí Los Vengadores de Geoff Johns. Mis vengadores favoritos eran Scott y Sota de Corazones. Pero tras leer esta etapa, ya no es sólo un personaje llamativo, sino uno de mis favoritos.

Se puede empezar a leer sin haber leído nada del Hombre Hormiga anteriormente, ni siquiera se necesita haber leído ningún cómic de Marvel, ya que Spencer, con una maestría apabullante, nos pone al día de toda la historia de Scott Lang hasta el momento en el Ant-Man Vol 2 #1. Un número que funciona de manera perfecta por sí solo, y que podría haber quedado como un ejercicio autoconclusivo meritorio de un premio Eisner. Por suerte, la cosa no quedo sólo en eso, y podemos disfrutar de los guiones de Nick Spencer y los dibujos de Ramón Rosanas durante 20 números (Ant-Man Vol 2 #1-5, Ant-Man Vol 2 Annual #1, Ant-Man: Last Days #1 y The Astonishing Ant-Man #1-13).

Por circunstancias del destino (o mejor dicho su ex-mujer), se ve obligado a cambiar su base de operaciones a Miami, su ciudad natal, para poder ver a Cassie, su hija y antigua Joven Vengadora. Una vez allí, consigue el respaldo económico de Mrs. Morgenstern y funda su propia empresa de seguridad. Y esta vez es el turno de Scott de ofrecer segundas oportunidades, y contrata a Oso Pardo y Forjador de Máquinas, dos villanos de tercera fila un tanto peculiares y que generan todavía más situaciones cómicas. La relación que se da entre Scott y sus empleados es sencillamente inmejorable, con continuas bromas y diálogos muy cachondos.

Es completamente normal que el bueno de Scott se vea rodeado de estos personajes; reconozcámoslo, él mismo es un personaje de tercera, pero en el fondo, es ésto una de las cosas que le hace especial.

Como principales villanos, tendremos dos frentes distintos; Darren Cross (el primer enemigo de Scott) y Agente de Poder (Power Broker), que por su parte, también estarán enfrentados entre sí. Una de las cosas que más admiro es cómo ha utilizado Spencer a Cross desde el principio entretejiendo una historia inteligente en la que todo ha sido construir hacia el futuro. Aquí, cada número cuenta, y utiliza las circunstancias a su favor, como en el caso del cruce de la serie con las Secret Wars y el salto de 8 meses que vimos en todas las series. Esta no es una excepción, pero en lugar de seguir avanzando, nos iremos retrotrayendo en cada número para poder saber cuál es la situación actual de Scott y cómo ha llegado ella, no sin antes permitirse un chascarrillo, y comenzar el The Astonishing Ant-Man #1 (el primer número tras el salto temporal) y comenzar el cómic con Scott diciendo: “¿¿¿Ocho meses??? ¡Wow! ¿Cómo pasa el tiempo verdad?”.

Captura de pantalla (4)

Incluso el Ant-Man Vol 2 Annual #1, que como acostumbran los anuales es una historia autoconclusiva y alejada en cierto modo del flujo normal de la serie, sirve para plantar semillas que serán de una gran importancia en el futuro. Se construye siendo respetuoso con el transcurso de otras series y aprovechándolas (concretamente la novela gráfica La Cólera de Ultron). Aparte, supone un vistazo a la relación de Scott con Hank Pym y las diferencias entre ambos, y pese a explorar su relación, tenemos de fondo ese filtro cómico que tienen todos los números. Como colofón, el manto del Hombre Gigante cambiará de portador, convirtiendo a Scott en esta ocasión, en el maestro.

Si tuviera que ponerle una pega, sería que al principio de cada capítulo, se suele hacer un repaso a lo que ha venido pasando hasta el momento, y leyendo los números de seguido, se puede hacer un poco pesado ya que rompe el ritmo de lectura. Pero por supuesto, hay que entender que esto fue publicado mes a mes, y las sensaciones en la lectura mensual debieron ser muy distintas.

Un trabajo muy en la línea de otros grandes trabajos contemporáneos a esta serie, como Estela Plateada de Slott y Allred, el Caballero Luna desde Ellis a Lemire, la Visión de King y Walta o la Hulka de Soule y Pulido.

Podría seguir escribiendo sobre lo mucho que me ha gustado esta serie, pero no  serviría de nada, esto es algo que hay que disfrutar siendo conscientes del producto que es. Que nadie espere argumentos o reflexiones grandilocuentes, aquí hay que estar preparado para otra cosa totalmente distinta; guiones frescos e inteligentes, personajes carismáticos, situaciones y diálogos que de verdad harán reír, un arte precioso de una manera muy desenfadada y sobretodo, el complicado día a día de Scott Lang, el increíble Hombre Hormiga.

Captura de pantalla (2)

Apartado Gráfico

Si la serie ya se aleja de lo habitual en el género superheroico en cuanto a historia, el arte también decide dejar de lado los estándares habituales. El dibujante es Ramón Rosanas, y sí, es español. Su dibujo es fresco, muy limpio y con gran expresividad en los rostros. Los diseños de personajes están muy curiosos y da en la tecla en todo momento a la hora de transmitir el movimiento. Al igual que su trazo, su narración gráfica es clara y directa, llega sin ningún obstáculo y agiliza la lectura una barbaridad.

Como apoyo en ciertos números para que descanse Rosanas, dibujan Brent Schoonover y Annapaola Martello, ambos con estilos muy indie, pero distintos entre ellos. Pese a que realizan un trabajo correcto, echaremos de menos a Ramón Rosanas.

Al color tenemos a Jordan Boyd y a Wil Quintana. Se mantienen en la línea del dibujo y aportan una paleta de color moderna y desenfadada. Pese que no crean excesivo volumen, creo que habría estado todavía mejor con colores totalmente planos.

7b99002ca9da914950ab8a749c4a2f96

Ediciones

Para disfrutar de esta genial etapa, hay muchas opciones; en el mercado americano:

-Grapas originales.

-4 tomos TPB. (Ant-Man Volume 1 y The Astonishing Ant-Man Volumes 1-3)

The Astonishing Ant-Man: The Complete Collection TPB (un recopilatorio con la etapa completa de Spencer).

En España la única opción son los tres tomos que publicó Panini en formato 100% Marvel con toda la etapa.

Yo por mi parte he elegido el Complete Collection, y he de decir que es una opción muy buena, ya que el precio es bastante asequible y es un volumen muy manejable. Pese a que pueda asustar un tomo de casi 500 páginas encuadernado en rústica, para mi sorpresa, el tomo es muy resistente, y soporta las lecturas sin resentirse lo más mínimo, además de tener un diseño de lomo muy original y resultón. En cuanto a extras se refiere, sólo incluye las portadas alternativas. Un detalle que me ha gustado es la presencia de una especie de índice donde figura cada autor y los números en los que ha participado.

Los Muertos Vivientes #12: Vivir entre ellos

“Pero papá… ¿qué pasará cuando nos vayamos?”

Los Muertos Vivientes #12: Vivir entre ellos contiene The Walking Dead #67-72.

Volumen anterior: Los Muertos Vivientes #11: Teme a los cazadores

AVISO: La reseña que vas a leer a continuación no contiene ningún spoiler del volumen en cuestión, pero sí que podría contener spoilers relacionados con números anteriores.

No me da tiempo a vivir. Robert Kirkman ha vuelto a darle a la historia una nueva vuelta de tuerca para que no tengamos tiempo de tomar aire siquiera. Pero vamos por partes y poquito a poco.

El volumen anterior lo cerramos con la confesión que le hacía Carl a su padre de que era él quien había matado a Ben. Esto es algo que tiene un peso grandísimo y que nos hace ver al límite al que se ha visto llevada la humanidad, en el que un niño se ve obligado a tomar decisiones que ni siquiera un adulto debería tomar. Como bien le dice Rick unos números más adelante; “Te has olvidado de ser niño, eso es todo.”

Aaron_1

Pero lo más interesante seguramente sea la aparición de un hombre que busca hablar con el grupo. Llega solo y desarmado, su nombre es Aaron y está decidido a acoger al grupo en una comunidad que al parecer se mantiene a salvo y proporciona un estilo de vida que simula al que tenían antes de la aparición de los caminantes. Por cierto, Aaron con pocos diálogos me ha parecido un personaje bastante carismático.

Desde luego, después del Gobernador y Woodbury, nadie se puede fiar de nadie, ¿qué posibilidades tienen de que algo así exista y que les sea ofrecido tan amablemente?… Pero en el fondo, tienen que arriesgarse a ello, porque precisamente sobreviven para buscar algún tipo de salvación, una solución total o parcial al problema.

Y así llegarán a Alexandria, la comunidad que se mantiene cerca de Washington D.C. y en la que todo lo decide Douglas Monroe, un antiguo congresista. Cada cual es asignado a un puesto laboral distinto de acuerdo con sus habilidades y capacidades, pero la integración en un sitio así tiene que ser difícil después de más de un año sobreviviendo en el exterior. Además, parece que hay algún que otro asunto turbio… ¿Quién era Davidson?

Nuevo giro en el comportamiento de Rick. Desde luego, es el personaje que más se esfuerza Kirkman en desarrollar. Veremos si según avanza la trama actúa como promete.

Mención especial a Eugene; cuando leáis el volumen sabréis por qué.

Un volumen con mucha fuerza que construye un puente hacia un escenario en el que volver a analizar a la sociedad y en especial a nuestros protagonistas. Se reinventa continuamente y consigue mantener al lector pegado hasta que termina. ¿Qué más se le puede pedir a una serie?

10354416_647017238707229_995680214_n

Batman: El hombre que ríe de Ed Brubaker y Doug Mahnke

“Lo siento, a veces me mato de risa… especialmente cuando pienso en mataros.”

Si hay un villano de cómic que haya pasado a ser todo un icono, ése es el Joker. Excéntrico, expeditivo y sobretodo muy, muy loco, ha sido el terror de Gotham desde su primera aparición.

Y es precisamente éso lo que trata este cómic; su primera aparición. Por supuesto, esto fue narrado en la Edad de Oro y por lo tanto, necesitaba una actualizacion, de la que se hizo cargo el afamado Ed Brubaker.

El hombre que ríe, nos transporta a los días posteriores a los sucesos narrados en Batman: Año Uno de Frank Miller. Tanto es así, que veremos guiños a ciertos momentos de aquella historia. Batman tiene el favor del Capitán Gordon, pero todavía es una figura que permanece en las sombras y que para muchos, es sólo un mito.

El que no es un mito es ese misterioso maníaco que aparece por televisión y amenaza la vida de los gothamitas. Su peliculiar aspecto, similar al de un payaso y sus bromas macabras, le hacen ganarse el apodo de “Joker”. Pero este personaje no es ni mucho menos motivo de risa, ya que desde el primer momento se rodea de muertes macabras, y cada asesinato que profetiza se cumple.

Con esta premisa, Ed Brubaker se lleva el cómic a su terreno y emprendemos una investigación para poder detener al Joker desde dos puntos de vista, el de Gordon y el de Batman. Un ejercicio notable, que plantea ciertas hipótesis sobre un posible origen del Joker pero que dista mucho de otros trabajos del autor. Una historia interesante, que como decía antes, es una lectura perfecta tras leer Año Uno, y que sirve como punto de encuentro con el villano del pelo verde.

Apartado Gráfico

El dibujo corre a cargo de Doug Mahnke, al que personalmente no conocía. Su estilo, con bordes marcados, está muy en la línea del cómic de superhéroes general, pero por encima de la media. Figuras y poses muy potentes y una narrativa clara. Me gusta especialmente como dibuja a Batman y al Joker, sobretodo la primera aparición del último. Es la imagen que todos tenemos en mente del personaje; alto, delgado, barbilla y nariz prominentes y esa macabra sonrisa.

El color es obra de David Baron, y va como anillo al dedo al dibujo de Mahnke, nada excesivo pero siempre oportuno.

Ediciones

Aparte del one-shot original, en EEUU la historia ha sido recopilada en TPB y HC.

Aquí en España, actualmente podemos encontrar dos opciones:

Grandes Autores de Batman Ed Brubaker: El Hombre que Ríe

Colección Novelas Gráficas DC #59: El hombre que ríe y Asilo Arkham

El tomo de Grandes Autores está temporalmente agotado. Yo personalmente he optado por el tomo del coleccionable, ya que por un precio muy asequible (12,95€), sólo dos euros más caro que el tomo de GA, se pueden disfrutar dos grandes historias más un número de la etapa de Len Wein en Batman bastante curioso.

Los Muertos Vivientes #11: Teme a los cazadores

“¡Vaya panda de jodidos idiotas!”

Los Muertos Vivientes #11: Teme a los cazadores contiene The Walking Dead #61-66.

Volumen anterior: Los Muertos Vivientes #10: En lo que nos hemos convertido

AVISO: La reseña que vas a leer a continuación no contiene ningún spoiler del volumen en cuestión, pero sí que podría contener spoilers relacionados con números anteriores.

Nuestros compañeros de sufrimiento siguen vagando por América, pero con un propósito en mente; llegar a Washington para que Eugene pueda desarrollar su prometida solución para la catástrofe que ha colapsado la civilización. Pero una vez más, la tensión crece y crece en el grupo.

Los gemelos Ben y Billy habían sido personajes de fondo en la historia, apenas habían tenido un par de bocadillos, pero ahora ellos serán la fuente de discusiones. Ya en el volumen anterior pudimos ver cómo Ben estaba desarrollando ciertos gustos preocupantes relacionados con la tortura y el asesinato, pero aquí da un salto enorme y pasa al último nivel; matar a su propio hermano.

Y otra vez, Kirkman nos golpea con un nuevo dilema moral; ¿es culpable un asesino que no es consciente del daño que hace? ¿debe morir un niño para evitar futuras muertes? La respuesta, como siempre, tiene una gran contundencia y servirá para profundizar más en uno de los personajes principales.

16876405._SY540_

Pero no, ése no es el tema principal de este arco argumental. Recuerdo cuando leí el segundo volumen (Los Muertos Vivientes #2: Muchos kilómetros a las espaldas) cómo en un diálogo se mencionaba la existencia de grupos caníbales y en la propia reseña deseaba que explorasen más este tema.

¿Por qué?

Pues porque el canibalismo me aterra. Es la cosa que más miedo me da, y consecuentemente siento cierto morbo por el tema. Ayer de hecho, intenté ver la película Infierno Verde y fui incapaz de terminarla del mal cuerpo que se me puso.

Dejo ya de divagar; tras encontrarse con el padre Gabriel Stokes, Andrea empieza a sentirse vigilada y a escuchar ruidos en las proximidades. La regla principal de la serie yo creo que sería “teme a los vivos y pasa de los muertos”, y vuelve a hacerse patente con la aparición de un grupo de caníbales.

¿Supervivencia, crueldad o ambas cosas? Pues es complicado de decidir, pero está claro que ni siquiera con el ejemplo del oso que se come a su cría me convencen. Lo que hacen no merece piedad de ningún tipo. Además, ¿cómo pueden sentirse seguros?¿Cómo pueden confiar los unos en los otros cuando puedes pasar de ser un amigo a ser comida?

¿Pero qué es lo que da tanto miedo del canibalismo? Parece que uno prefiere que se lo coma un animal salvaje, una fiera o un zombie a ser comido por un humano. En lo personal creo que es por el pánico que produce ese lado más salvaje y cruel de la humanidad, y, sobretodo por el sentimiento de soledad que puede producir. Cuando eres la presa de tus amigos, del vecino o de cualquiera con el que te cruces, no puedes confiar en absolutamente nadie, y estás totalmente solo.

La serie sigue a un ritmo enloquecido, no soy capaz de dejar los tomos hasta haberlos terminado. Es cierto que no llegan al increíble nivel de las tramas hasta el final de la historia del Gobernador, pero sigue siendo un cómic muy potente y espero que así se mantenga hasta el final.

walking-dead-the-hunters1

Alias de Brian Michael Bendis y Michael Gaydos

“…ella siente la penentrante mirada del Hombre Púrpura…”

Ya con dos temporadas de su propia serie de televisión, Jessica Jones se puede considerar un personaje conocido, o por lo menos más que muchos de sus compañeros del Universo Marvel. Sorprende un poco que un personaje que fue creado en 2001, haya adquirido este nivel (aunque moderado) de popularidad, cuando parece que sólo sobreviven, y en algún caso a duras penas, los personajes creados hace décadas.

A principio de siglo, Joe Quesada estaba empeñado en conseguir que Brian Michael Bendis (autor de varias series independientes como Jynx o Torso) escribiera para Marvel. Es obvio que se salió con la suya, pero quizá, el hito más importante que consiguieron juntos por aquel entonces, fue la creación del sello MAX para lectores adultos.

Fue dentro de esta línea en la que Brian Michael Bendis creó un personaje totalmente nuevo; Jessica Jones. Bendis, ya estaba escribiendo Daredevil, y para este sello, quería utilizar a Jessica Drew, la Spiderwoman original. En aquella época, esta superheroína se dedicaba al negocio detectivesco y eso era algo que él podía explotar como nadie al ser el noir su género fetiche.

tumblr_inline_o350au0JHu1qg3419_640.jpg

Ante la negativa de la directiva, Bendis decidió sacarse de la manga a su propia Jessica, también detective privada, que veríamos más adelante retrocontinuidad mediante, que estuvo muy cerca de un momento fundamental del Universo Marvel.

Ya desde el primer número, tenemos una declaración de intenciones por parte de los autores a la hora de aprovechar el cariz adulto de la línea MAX, y nos encontramos una escena de sexo muy poco convencional en el mundo de los cómics. Esto no será ninguna excepción, y a lo largo de los números irán apareciendo escenas violentas, de sexo, violaciones, drogas, críticas a la religión e incluso abuso de menores.

A pesar de las investigaciones de Jessica y las interacciones que tiene con otros personajes del mundo Marvel, en el fondo la serie se centra en la propia Jessica, en su día a día y en los problemas que trata de afrontar con mayor o menor acierto, ya que si algo queda patente desde el principio, es su inseguridad y los malos hábitos que tiene. Alrededor de Jessica, hay una niebla densa que queremos que se despeje, ya que no sabemos nada de su origen ni de su familia, y no podremos formarnos una imagen completa de ella hasta los dos últimos arcos argumentales.

Una de las cosas que sale a relucir en varias ocasiones es el racismo hacia los mutantes, obviamente, como vehículo para tratar el racismo per se, y que en determinados momentos se vuelve incluso enfermizo.

Respecto al Universo Marvel, no tendremos apariciones con peso de ninguno de los héroes principales (excepto el Capitán América), pero esto juega a su favor, ya que así nos movemos a pie de calle con gente como Matt Murdock o Luke Cage y no llevamos ninguna luz a los ambientes sórdidos por los que se mueve Jessica. El propio Luke Cage será un elemento de apoyo recurrente para Jessica, y su relación se cocinará a fuego lento para que pueda llegar a ser lo que es a día de hoy. Pero si de relaciones amorosas hablamos, me tengo que quedar con la que mantienen Jessica y Scott Lang (sí, el segundo Hombre Hormiga), dulce y romántica, basada en la sinceridad y el respeto mutuo, toda una ruptura con el comportamiento que veníamos observando a nuestra protagonista.

20216037

Antes de cerrar quisiera hablar del último arco argumental; Púrpura. En él, se explica la relación existente entre Jessica y Killgrave, más conocido como el Hombre Púrpura. Y es precisamente por él por lo que me ha gustado tanto el arco, en apenas cinco números, Killgrave se alza por méritos propios como uno de los villanos más crueles y retorcidos del Universo Marvel. A nivel personal, sólo le había visto en el Marvel Team Up Annual #4, y su carácter allí dista años luz de lo que nos muestra Bendis. Los diálogos que mantiene con Jessica cuando se reencuentran en la Balsa, son una completa genialidad, ya que le dan una vuelta a la tortilla e ilustran la locura del Hombre Púrpura a la vez que nos dan un revés y nos hacen reflexionar acerca de si los locos no son en realidad los más cuerdos.

Screen-Shot-2015-12-10-at-1.46.10-PM

Una obra que aunque no arranca con toda la fuerza que mostraría más adelante, según avanzamos a través de sus números, la calidad va creciendo exponencialmente y necesitamos seguir y seguir hasta terminarla, cosa que no nos durará mucho, ya que es una lectura muy rápida y adictiva. Ahora que está tan a la orden del día la búsqueda de mujeres protagonistas fuertes y autónomas, veremos, que ya en 2001, Jessica Jones estaba pateando culos con una reinvindicación potente del feminismo sin necesidad de hacerlo de una manera artificial. Cuando acabemos, habremos pasado de no conocer a Jessica Jones, a tener un huequecito en nuestro corazón reservado para ella.

Apartado Gráfico

Alias no sería lo mismo sin Michael Gaydos ya que crea una atmósfera cruda y realista con grandes manchas de negro que le aportan un toque muy noir al dibujo. Al principio puede que cueste un poco sumergirse en el arte, pero en cuanto se supera la indecisión del principio, vemos que Gaydos nació para dibujar a Jessica. Por supuesto, no hay que olvidar a Matt Hollingsworth, que añade, con una paleta de colores más planos que los que acostumbra, la guinda final a unas secuencias y enfoques muy cinematográficos.

No puedo olvidarme de las portadas de David Mack. Más que portadas, son cuadros. Quizá se aleje  de los estándares y sus portadas no muestren mucha información sobre el argumento del número, pero da igual, porque nos quedaremos embobados con todos los matices de color que nos transmite.

También dibuja por aquí Mark Bagley, los flashback centrados en el pasado de Jessica como Joya. Con este cambio de dibujante, está claro que se pretende mostrar la diferencia entre Alias, y el resto de la editorial Marvel, sobretodo en el tono. Si ya de normal Bagley no es santo de mi devoción, al compararlo con Gaydos… Para su dibujo el colorista es Dean White, que realiza un trabajo estándar a la vez que correcto.

Ediciones

La verdad es que para leer Alias, hay muchas opciones. Aparte de las grapas, TPBs y el Omnibus publicados en América, en España hemos tenido varias ediciones:

Tomitos de dos grapas Forum con la serie completa

Junto con el What if? publicado en la grapa Panini Comics The Pulse #10

Dos tomos de la Colección Extra Superhéroes

Cuatro tomos de la Colección Marvel Saga

Yo por mi parte, tengo los dos CES, y la verdad es que estoy muy contento con ellos, unos tomos muy manejables, con un precio imbatible aunque su tamaño es poco menor que el estándar. Como extras, el segundo tomo incluye las tintas de unas pocas páginas. Dos volúmenes muy bonitos que quedan ideales en la estantería. Desde luego, yo es la edición que recomiendo.

8F759E7D-5493-4A3B-8853-6A11E433D76C

 

 

Los Muertos Vivientes #10: En lo que nos hemos convertido

“No hay vuelta atrás después de algo así…”

Los Muertos Vivientes #10: En lo que nos hemos convertido contiene The Walking Dead #55-60.

Volumen anterior: Los Muertos Vivientes #9: Aquí permanecemos

AVISO: La reseña que vas a leer a continuación no contiene ningún spoiler del volumen en cuestión, pero sí que podría contener spoilers relacionados con números anteriores.

Y sigue una de las mejores series que he tenido el placer de leer; 60 números ya y sigue a un nivel realmente impresionante, aunque este volumen, desde mi punto de vista, es el más flojo de los 10 que llevamos hasta ahora, pero que no se me malinterprete, que sea el peor de todos, no significa que sea malo, es bastante bueno, pero quizás tenga menos ritmo que el resto.

Cover_56 - copia

Dejamos al grupo partiendo hacia Washington para que Eugene pudiera desarrollar la solución al apocalipsis, y en la carretera seguimos. Kirkman sigue con su espléndida caracterización de personajes, y profundiza más en uno de los recién llegados; Abraham. Conocemos su  historia hasta el momento y las cosas que se ha visto obligado a hacer para sobrevivir y proteger a los suyos por medio de una conversación que mantiene con Rick. Abraham se va perfilando como un personaje con fuerza y que va a tener protagonismo de cara al futuro, además de ser fundamental para la protección del grupo.

Rick, por su parte, tiene una nueva bajada a los infiernos; y ésta, junto con lo contado por Abraham, dan sentido al título; “En lo que nos hemos convertido”. Pero creo que ya ha quedado claro que las reglas del juego han cambiado, que ahora todo vale para sobrevivir y que si no eres duro y tienes la sangre fría mueres. Aún así eso no evita que aparezcan remordimientos y que se pregunten precisamente eso; en qué se han convertido.

Pero no todo el mundo reacciona igual ante la adversidad; algunos, se desquician y toman decisiones precipitadas dejándose llevar por un arrebato, intentando tomar el camino más fácil, aunque luego se puedan arrepentir. No les culpo, en una situación así todos nos volveríamos locos. Y hablando de locos… ¿Rick lo está? Sigue escuchando a Lori cuando descuelga el teléfono, pero en realidad es consciente de que no está al otro lado. Creo que no es nada preocupante, simplemente necesita un medio para poder reflexionar y perdonarse por las decisiones equivocadas tomadas hasta el momento, lo que también hace que rehuya liderar ahora, por ese miedo a volver a equivocarse, a ser el culpable de la muerte de alguno de sus compañeros.

Precisamente hablando de compañeros, empieza a haber ciertas tensiones dentro del grupo que parece que se explorarán más adelante. Y para culminar un volumen en el que pasan muchas cosas… un regreso.

1a7a8dbd54e6b6bce68abb2898c750c2._SX1280_QL80_TTD_ - copia

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑