RESEÑA KILL OR BE KILLED de Ed Brubaker, Sean Phillips y Elizabeth Breitweiser

«… porque el mundo es una mierda ahora mismo, y todos nosotros lo sabemos»

En el mundo del cómic, hay series que de primeras parece que hay que arriesgarse con ellas, pese a que luego pueden resultar verdaderas joyas. Sin embargo, hay otras que se venden por sí solas, que sabes que son una apuesta segura. KILL OR BE KILLED es una de ellas. No por las cuatro nominaciones a los premios Eisner que obtuvo en 2017, sino por su imparable equipo creativo.

Pero creo que el triunvirato formado por Brubaker, Phillips y Breitweiser no necesita presentaciones, ya que han forjado una leyenda en el cómic americano que difícilmente será olvidada. Ver sus nombres en la portada de un tebeo es sinónimo de calidad; como decía antes, esto era una apuesta segura.

killorbekilled03_

KILL OR BE KILLED es una aventura construida meticulosamente; según iba avanzando, tenía la sensación de que todo se ataba poco a poco como si todo hubiera estado urdido desde el principio. Dylan, el atormentado protagonista, nos cuenta su historia y motivaciones en un tono cercano, incluso analizando su propia narración y sacándole fallos, en un ejercicio metanarrativo bastante gracioso. Con este peculiar estilo, Brubaker diseccionará desde su punto de vista el fenómeno del vigilantismo, así como las circunstancias y motivaciones que pueden llevar a alguien a ponerse una máscara y liarse a tiros contra lo que cree injusto. Pero más que un ensayo sobre sus conclusiones o una historia de violencia y acción, construirá un enorme torrente de emociones y situaciones límite que nos llevará exactamente donde Ed Brubaker quiera, demostrando otra vez, su habilidad e inteligencia a la hora de construir historias. Por supuesto, toda la aventura estará aderezada con ese tono noir que tan famoso le ha hecho. Utiliza constantemente los flashbacks y flashforwards con gran naturalidad y dejándonos siempre la miel en los labios para que la adicción que provoca la serie se mantenga intacta.

KOBK_5_p1-01

Dylan, un no tan joven universitario, desde su infancia carga a su espalda más problemas de los que debería, que le convierten en una persona rota y con una actitud un tanto negativa hacia su vida. Tras un giro argumental en el primer número de la serie, se verá obligado a matar una persona malvada cada mes. Pese a que llegamos a la serie atraídos por el pasamontañas rojo y la capucha, resultará mucho más interesante cómo compatibiliza su vida real con su identidad secreta como vigilante que la acción propiamente dicha. Nos preocuparemos mucho por Dylan, y desearemos que el destino le dé un respiro aunque parece imposible que Dylan tenga un golpe de suerte. Los secundarios, aunque pocos, crean un entorno muy rico e interesante por el que nos tendremos que mover con astucia; Kira, el interés romántico, no tan distinta de Dylan como puede parecer al principio, Mason, el personaje que todos odiaremos, y la detective Lily Sharpe, que representará lo que todo el corrupto cuerpo de la policía debería considerar su modelo a seguir.

Continuamente, veremos una fuerte crítica social, contra el Estado, contra las corporaciones, contra las fuerzas de seguridad y contra nuestra propia pasividad, siempre desde un tono visceral, como el que podría nacer de cualquiera de nosotros, ciudadanos de a pie, tras darnos cuenta de lo terriblemente envenenado y enfermo que está el sistema. Un mensaje que comienza con el odio y la muerte, pero que no se queda sólo en eso tras una preciosa reflexión final en el último capítulo de la serie. Violencia, sexo, acción, drama, misterio y lo sobrenatural se mezclan en un torbellino de emociones que atrapa al lector y no le permite salir hasta el final. Esperar después de cada tomo a que saliera siguiente ha sido una placentera tortura.

Sé que mis palabras están muy lejos de hacerle justicia a esta increíble serie, pero creedme; KILL OR BE KILLED es una serie perfecta, más aún si te gustan las historias de género policíaco o simplemente las buenas historias. En 20 números (KILL OR BE KILLED #1-20) los autores nos han dejado una serie cerrada de manera redonda que no solo aportará altas dosis de entretenimiento al lector, sino que también le invitará a la reflexión sobre el sistema que rige nuestras vidas. Un estilo narrativo directo y muy cinemátográfico evitará que el ritmo se ralentice o que perdamos el interés. Y si no fuera suficiente la excelente labor del guionista, el apartado gráfico supondrá la guinda al pastel, con unos dibujos y un color que hacen imposible imaginar otros mejores para esta historia.

efa506163a4ac642f32ce7ecc9c776ba._SX1280_QL80_TTD_

Apartado Gráfico

 

Sean Phillips y Elizabeth Breitweiser son los ya típicos colaboradores de Ed Brubaker en sus trabajos para editoriales de corte más independiente.

035_008

El dibujo de Sean Phillips es preciso y oscuro, crea mujeres muy bellas y da gran profundidad a las expresiones faciales. Su narrativa acompaña perfectamente al guión al usar planos y enfoques de cámara muy cinematográficos. Para acompañar a la narración en los momentos que más historia se está contando, utiliza un recurso que vemos en sus obras que es el de hacer una ilustración a página completa y dejar un margen en blanco en el extremo exterior de la hoja para el texto.

Lo que sí que he notado es algunos descuidos en planos alejados que no los tenía en obras anteriores, además en ciertos momentos, se nota para mal que el dibujo ha sido realizado con una tableta gráfica que se traduce en trazos muy mecánicos y carentes de vida, pero en general es un gran trabajo de un gran dibujante.

Por supuesto, no puedo dejar de mencionar el espléndido trabajo que han realizado en el diseño de Dylan como vigilante, algo simple, realista, creíble pero extremadamente efectivo.

A Elizabeth Breitweiser por su parte, no puedo sacarle ningún fallo; emplea unos colores muy llamativos y consigue crear atmósferas en las que sentimos el viento y el frío e incluso la opresión de la soledad.

Ediciones

En Estados Unidos, actualmente hay dos opciones; las grapas y los Trade Paperback (TPB). Yo he seguido la serie en TPB según iban saliendo (son cuatro volúmenes en total), y son muy robustos y bonitos, con unos lomos rojos con letras blancas que tienen un diseño austero pero precioso, no extraña que el diseño de los mismos sea obra también de Sean Phillips. En cuanto a los contenidos, no incluye ningún tipo de extras, ni ilustraciones ni textos, simplemente recopila los números disponiéndolos en orden cronológico y separándolos con una página en rojo, dejando las portadas para la galería final, como suele pasar con las obras de este equipo. Más en detalle, los tomos recogen:

    KILL OR BE KILLED Volume 1 (#1-4)
    KILL OR BE KILLED Volume 2 (#5-10)
    KILL OR BE KILLED Volume 3 (#11-14)
    KILL OR BE KILLED Volume 4 (#15-20)

En España recientemente se anunció la publicación de esta serie por la editorial Panini Cómics en formato cartoné. El primer tomo saldrá en octubre a un precio de 16€ y tiene los mismos contenidos y paginación que el primer volumen americano, por lo que es de esperar que los siguientes sigan la misma planificación.

ACTUALIZACIÓN: En julio de 2021 Panini Cómics terminará de publicar la serie. En Estados Unidos se ha publicado un integral con la serie completa en formato Deluxe HC (tapa dura y mayor tamaño).

KOBK

¡Tu opinión importa! Hazme saber qué te ha parecido a ti este cómic un poco más abajo, en la sección de comentarios, o déjame cualquier duda que te surja y estaré encantado de intentar ayudarte. Por supuesto, puedes hacerte seguidor de la página o seguirme en twitter en @PnoiaSecuencial ¡Es gratis! ¡GRATIS!

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: