RESEÑA Infiel, de Pornsak Pichetshote y Aaron Campbell

«Hay cosas aquí. Tenemos que irnos.»

Infiel es una miniserie de 5 números (Infidel #1-5) publicada originalmente por Image Comics entre marzo y julio de 2018. Sus creadores son Pornsak Pichetshote (guionista) y Aaron Campbell (dibujante).

Aisha es una chica americana de ascendencia pakistaní, que, junto con su prometido Tom, y la hija de éste, Kris, se han mudado al apartamento de la madre de Tom para acompañarla y apoyarla, ya que en el bloque de edificios en el que vive, hubo un ataque terrorista que acabó con la vida de seis personas. Pero el problema de Aisha no será de origen familiar, para tratar de entablar una buena relación con su futura suegra, ni tampoco de naturaleza social, por los prejuicios que ciertas personas puedan tener hacia ella… el problema de Aisha le acecha desde la oscuridad, en sus sueños, en los rellanos del tenebroso bloque de apartamentos a medio construir, y puede que sea cualquier cosa menos terrenal…

Infiel es una breve historia de terror, que pretende mostrarnos a un elenco variado de personajes, procedentes de distintas etnias y credos y cómo estos manejan una situación que, a golpes de sucesos paranormales, amenaza sus vidas y sus futuros. La presentación de la obra tiene garra, especialmente gracias a Aisha, un personaje que es difícil que no le caiga bien al lector. Vemos cómo intenta ser feliz y llevar de la mejor forma posible su vida familiar, muy cambiada tras la mudanza. Pero el pasado del edificio acecha a Aisha, que será el primer objetivo de ciertas entidades terroríficas que parece que sólo ella puede ver. El mayor problema son las consecuencias que acompañan a las apariciones y las cosas que hace Aisha por puro terror cuando no es capaz de distinguir entre realidad y ¿alucinación?

A partir de ahí la obra transcurre de una forma lineal pero va perdiendo fuerza. Quizá uno de los mayores problemas sea el empeño del autor de mostrarnos lo nefasto que es el racismo para la sociedad y la importancia de los credos de cada uno. El mensaje es muy positivo, pero en Infiel, me da la sensación de que en muchas ocasiones el mensaje está impuesto a cada momento en vez de integrado orgánicamente en la trama, de forma que, como consecuencia de la reiteración del mensaje para que quede extremadamente claro, se pierde progresivamente el interés por la trama, que queda por otro lado descuidada y se antoja demasiado plana por momentos. Y la verdad es que es una lástima.

La obra tiene un mensaje muy valioso e importante, acerca del racismo en la sociedad, y cómo este problema, a raíz de crecer y hacerse más grande, ha hecho que sea complicado ser justo con las personas. Y es que el racismo es intolerable, pero a veces, como nos muestra el autor, el miedo al racismo puede llevar a cierta ceguera que haga ver a algunas personas como racistas por cosas que no tienen nada que ver. Y aquí es donde yo creo que el autor hace un trabajo muy bueno, enseñándonos muchas visiones distintas sobre el tema, para que el lector se de cuenta cómo el racismo es uno de los mayores males de la sociedad, pero al mismo tiempo, no podemos permitir perder la capacidad de juzgar correctamente siendo intolerantes e incluso racistas al ver el racismo en todos los lugares, aunque no esté ahí. Hay dos personajes en particular, que personalmente me han parecido el modelo a seguir; Aisha y Ethan, personas con la mente abierta, que no admiten el racismo bajo ningún concepto, pero que impiden que se les nuble el juicio por, precisamente, prejuicios hacia otras personas.

Aunque también es cierto, que en varias de las ocasiones en las que se emiten juicios erróneos en esta serie, son fruto del puro miedo que tienen los personajes, cosa que impide a los personajes tener la mente fría, y el estar en juego el bienestar de los seres queridos de por medio, agrava aún más la situación, y lleva a algunos de ellos a actuar de formas cuestionables, siendo demasiado críticos o dejándose llevar por lo presente sin pararse a meditar realmente en todo lo que hay detrás.

La serie empieza con un primer número muy potente, pero a partir de ahí, me da la sensación de que el nivel va bajando progresivamente y se pierde un poco el interés. Quizá sea porque, a nivel personal, el género que se está tratando (el terror), me parece muy mal llevado: a nivel visual es muy sugerente, pero a nivel argumental me parece demasiado simplista y nada efectivo, tiene elementos que me han gustado, como la forma de actuar de las entidades en sí (un mal que no es rematadamente idiota), pero el resultado final me ha generado más bien indiferencia, y en ningún momento he sentido el más mínimo miedo.

A nivel argumental la serie no está mal, pero tampoco es nada del otro mundo. Su mayor virtud es tener el espacio suficiente para ligeros desarrollos en ciertos personajes, pero al final de la lectura, ésta se siente, como he dicho anteriormente, un poco plana, y me fastidia mucho, porque Infiel parte de ideas muy buenas y pretende inculcar un mensaje muy necesario, pero la forma de hacerlo está mal resuelta, y aunque se genera suficiente empatía por varios personajes, el resultado final carece de los elementos cohesivos necesarios para conseguir que el cómic alcance cotas superiores de nivel, y parece que le falte un poco de alma, pero sobre todo más solidez y gancho en el guión.

No quiero comentar mucho más de Infiel, prefiero que el que se acerque a la obra lo haga con la menor información posible para que lo que lea sea una sorpresa para él/ella, porque sí que he de reconocer que ha habido algún momento que me ha sorprendido, pero lo que pretendo con este comentario es rebajar un poco las expectativas que despierta la miniserie, que viene cortejada por críticas excelentes del otro lado del charco, y, pese a las buenas ideas y el mensaje positivo que tiene, le veo fallos, principalmente en la ejecución del guión, y el cómic que he leído, dista mucho de lo que esperaba de él, o de lo que realmente podría haber llegado a ser.

En definitiva, Infiel es un ejercicio interesante, fallido bajo cierto punto de vista, por alejarse de su máximo potencial, pero que no por ello llega a ser una mala lectura, pero desde mi perspectiva tampoco es un cómic notable en lo que a guión se refiere. Diría que aconsejo echarle un vistazo primero, pero leer los primeros números puede inducir a error, ya que a mí el primero me gustó mucho pero luego sentí que iba desinflándose. Por ello, creo que el mejor consejo que puedo dar al que esté interesado en leer Infiel y esté leyendo esta reseña, es, como con los médicos, acudir a una segunda opinión y ver qué saca en claro. En el caso de que tras esa segunda opinión siga sin decidirse, lo mejor será que siga su propio instinto y se arriesgue, a comprarlo o no hacerlo.

Apartado Gráfico

Lo cierto es, que mientras que al guión le he visto muchos problemas, al dibujo no le puedo sacar ningún fallo. Quizá en ciertos momentos peque de un exceso de estaticidad, pero en general, el estilo de Aaron Campbell me ha parecido soberbio. Con unos trazos y manchas sucios, consigue un gran realismo para todos sus personajes, y lo que es más importante; les insufla cierta vida, de forma que parecen personas de verdad, cada una con sus rasgos y facciones, y no únicamente fotocopias de una misma persona con ciertas modificaciones. En el apartado del terror, adapata su estilo con soltura y nos regala imágenes realmente inquietantes y grotescas, y es gracias a él que el terror de la obra funciona a nivel visual. Y no sólo adapta su estilo en las ocasiones en las que aparece alguna entidad maligna, sino que también sabe ajustarlo según el ambiente o la situación en concreto. Un gran artista a tener en cuenta.

Pero gran parte del excelente resultado del apartado artístico de la obra, es gracias a los excepcionales colores de José Villarrubia, que, una vez más, demuestra su absoluta maestría con los cromatismos y tonalidades y esa capacidad camaleónica de establecer las distintas atmósferas y sensaciones a través de su paleta de color.

Ediciones

Para leer Infiel hay varias opciones disponibles; por un lado, las ediciones americanas, con las consabidas grapas originales y el tomo recopilatorio en TPB y por otro lado, la edición española que pone a la venta esta misma semana Norma Editorial; un tomo en cartoné que recopila la serie entera, y que por paginación parece que llevará algún tipo de material extra. El precio de esta edición será de 20,50€ por 188 páginas. No se puede decir que sea un precio barato, pero sí acorde con el resto de editoriales si tenemos en cuenta el estado actual del mercado, donde muchas veces, los precios superan con creces el de este Infiel.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: