RESEÑA Intersect: Metamorph, de Ray Fawkes

«¿No lo pillas? Todo este sitio está jodido. Si subimos, acabamos bajo tierra. Si vamos al norte, es el puto ayer o algo así. Es como saborear azul o escuchar calor… No puedo hacerlo.»

Intersect es una miniserie de seis números (Intersect #1-6), creada, escrita e ilustrada por Ray Fawkes y publicada originalmente por Image Comics entre noviembre de 2014 y abril de 2015.

En la ciudad de Detroit, todo se ha ido a pique: la metamorfosis ha invadido tanto a sus habitantes como al resto de elementos de la ciudad, y ahora, personas, animales, edificios y cualquier cosa presente, están fusionándose y transformándose. En medio de todo el caos, Jason y Alison, una pareja, se ven obligados a habitar el mismo cuerpo, continuamente cambiante, mientras huyen junto a Kid, de una presencia monstruosa similar a un hombre lobo… ¿qué está pasando?

Empiezo la reseña haciendo trampa, y es que, si no hubiera leído la sinopsis del tomo mientras leía el mismo, quizá no habría escrito yo mi sinopsis introductoria de este modo. De hecho, puede que no hubiera interpretado nada de la historia de la misma forma, porque la verdad, es que este cómic no es algo sencillo de asimilar o entender, creo que cada lector sacará en cada lectura una explicación distinta de lo que está pasando.

El motivo es sencillo: la narración y la historia se nos presentan in media res, con el conflicto ya iniciado, y la manera en la que van sucediendo las cosas no es amable con el lector, simplemente todo avanza de una forma experimental y alucinógena. Lo que está medio claro desde el principio es que hay un cuerpo habitado por dos personas, y que algo pasa con el otro personaje, pero tardaremos en darnos cuenta de todo lo que sucede con ellos y a su alrededor, así como los motivos y el fondo de la historia.

Yo he terminado confundido, no sé muy bien qué lectura sacar de la obra, puesto que todo sucede de forma atropellada y a veces inconexa, y aunque se le podría sacar varias lecturas psicológicas distintas, no me atrevo a enunciar ninguna, porque no estoy seguro de nada de lo que yo creo acerca de Intersect. Lo único que tengo más o menos claro es que el principal motor de la historia son los miedos personales de los implicados.

Más allá de eso, todo queda a la libre interpretación del lector, que se verá arrastrado por calles cambiantes, que pasará de estar en una azotea a las alcantarillas instantáneamente y sin explicación, o que verá seres que no sabe si son reales o no, si todavía viven o son simples alucinaciones.

Y a pesar de la confusión que genera la obra, no puedes dejar de leerla. Y se lee sorprendentemente rápido, la fascinación que provoca el arte y el ritmo de la historia hace que avancemos a un ritmo frenético pese a sentirnos perdidos e incluso utilizados al antojo del autor. Otro punto en el que la obra triunfa, es en el aspecto del terror; la sensación de agobio, persecución, impotencia e indefensión es constante, y los peligros que acechan a los protagonistas, alucinatorios o no, parecen demasiado reales. No digo que se pase miedo, ni mucho menos, pero la atmósfera está muy lograda.

Al terminar de leer Intersect, pensaba que llegaría a escribir la reseña con las ideas claras, desrecomendando la lectura de la obra por un simple motivo: es demasiado etéreo todo, y muchos lectores podrían sentirse engañados al acabar el cómic por no haber sacado nada en claro. Y pese a que sigo pensando lo mismo, ya que no recomendaría esta obra a nadie, sólo a aquellos que tengan claro a lo que se enfrentan y disfruten de estas lecturas difíciles de asimilar e interpretar, al mismo tiempo miro a mi tomo con cierto cariño, y comparto la frustración y el miedo de los protagonistas y sé que volveré a embarcarme en este viaje cuando me sienta preparado, aunque durante la lectura haya pensado alguna vez que todo era una simple movida mental del autor, que no ha sido capaz de plasmar correctamente.

Ahora ya no lo tengo tan claro. Creo que todo, o casi todo, ha sido a propósito, y que las sensaciones contrarias que transmite Intersect con su lectura estaban planeadas casi en su totalidad. Sin embargo sigo pensando que sí que hay una parte de la historia que se le escapó a Fawkes de las manos y que hace que la asimilación del conjunto sea un reto.

Me gustaría comentar también un aspecto más «formal» de la obra, y es ese «Volume One» que se lee en la portada del recopilatorio. Pese a la promesa de continuación que nos pueden evocar esas dos palabras, lamento decir que, sinceramente, no creo que volvamos a ver ninguna nueva entrega de la serie. No tengo números, pero estoy seguro de que este cómic no funcionó a nivel de ventas por su carácter altamente experimental, emocional y subjetivo. Desde abril de 2015 que salió el número #6, no se han vuelto a tener noticias de Intersect. La parte positiva es, que el material que se publicó forma en sí mismo una «novela gráfica autocontenida» según reza la sinopsis del recopilatorio americano. Lees esto y no necesitas nada más, por eso ahora se habla de esta colección como de una «miniserie». Así que por ese lado genial, nos llega un proyecto completo, aunque me queda la curiosidad de cómo habría seguido Intersect, supongo que con otros contextos, conflictos y personajes.

Llegamos al final de la reseña y me temo que debo de decir que no recomiendo la lectura de Intersect de manera abierta, sólo a los que quieran algo plenamente experimental (este sería el adjetivo que mejor definiría el cómic) y artístico, eso sí, cuando acaben de leer, yo no quiero responsabilidades de si han sido engañados… por mi parte, valoro la obra como un ejercicio distinto e incómodo dentro del mundo del cómic. Una experiencia que descoloca durante la lectura, que te trata de forma áspera, pero que aún así te fuerza a continuar avanzando. Una buena prueba de que siempre hay espacio en ciertas editoriales para que un autor se descoque y ponga a prueba su capacidad creativa. Me ha tratado mal y no puedo evitar mirar a Intersect con cariño… y esta frase final tiene que ver bastante más con el argumento de la obra de lo que pueda parecer.

Apartado Gráfico

El arte que Ray Fawkes despliega en Intersect es precioso y expresionista. Empleando acuarelas y lápices, recrea la voluble coherencia del argumento con composiones de página creativas y nada encorsetadas y elementos que se funden y confunden en muchas ocasiones. La belleza y la capacidad de transmitir sensaciones del arte de Fawkes es remarcable, y hacen que merezca la pena acercarse al tebeo, aunque no leas ni un sólo bocadillo.

Aún así, a la hora de narrar gráficamente, hay veces que uno se pierde o no es capaz de diferenciar lo suficiente en ciertas viñetas donde los elementos presentes están amalgamados y uno puede ver varias cosas a la vez. Muchas veces esto es algo premeditado para acompañar las sensaciones de la trama pero otras veces no puedo saberlo, pero si que es cierto que no siempre hay eficacia o facilidad para seguir la historia, aunque tampoco es necesario por el carácter de la misma. Una cosa que no me ha terminado de gustar a nivel personal es la paleta de colores, demasiado apagada para mi gusto.

El acabado final del arte de la obra es asombroso y goza de mucha fuerza.

Ediciones

Para leer Intersect, sólo podemos recurrir a las ediciones americanas; las grapas originales y el tomo recopilatorio en TPB. Y no creo que ni siquiera en Estados Unidos se vayan a sacar otras ediciones.

Personalmente, yo tengo la edición en TPB: típico tomo en rústica de Image Comics, muy cómodo de leer y resistente, con un buen acabado y que incluye los 6 números de la miniserie. Tengo alguna queja con el tomo. Como extras, sólo incluye una brevísima biografía del autor, pero este no es el problema, pese a que siempre guste disfrutar de algunos extras interesantes con el proceso creativo y bocetos, lo importante es la correcta y completa lectura del cómic, y aquí no se tiene del todo, ya que las portadas, que separan cada número, vienen recortadas y ampliadas, por lo que no tenemos, ni de lejos, las portadas completas, y es un detalle que la verdad es que es fácil de solucionar. Si el autor quería disponer la separación de capítulos de esta forma, deberían haber dejado entonces una breve galería final con las portadas a tamaño completo, porque lo que es el tomo, ya digo que viene peladísimo. Abres la portada, la primera página tiene los créditos e información legal, le das la vuelta, y ya es el cómic. Terminas el cómic, le das la vuelta, es una página con la biografía de Ray Fawkes, y ya se ha acabado el cómic.

¡Tu opinión importa! Hazme saber qué te ha parecido a ti este cómic un poco más abajo, en la sección de comentarios, o déjame cualquier duda que te surja y estaré encantado de intentar ayudarte. Por supuesto, puedes hacerte seguidor de la página o seguirme en twitter en @PnoiaSecuencial ¡Es gratis! ¡GRATIS!

Un comentario sobre “RESEÑA Intersect: Metamorph, de Ray Fawkes

Agrega el tuyo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: