ENTREVISTA José Luis Córdoba, editor de DQómics y antiguo director de publicaciones de Panini Cómics

Hola a todos, y bienvenidos a una nueva sección de Paranoia Secuencial en la que tendré el privilegio de entrevistar a distintas personalidades del mundo del cómic. El objetivo de estas entrevistas no es únicamente conocer cómo es el trabajo de estos profesionales del medio, sino también preguntarles acerca de sus experiencias en el mundo del tebeo, anécdotas, recuerdos, y cómo no, sus gustos personales, porque, por ejemplo, a mí siempre me ha producido curiosidad el saber qué es lo que ellos leen.

Y para estrenar la sección, tengo el enorme placer y el gran honor de contar con un invitado de excepción: José Luis Córdoba, una persona muy ligada al mundo editorial, primero dirigiendo diversas revistas, para pasar a ser el director de la editorial de revistas más grande de España, RBA. Más tarde, fue el encargado de manejar Panini Cómics cuando comenzó a publicar Marvel en España, siendo su director publicaciones y creando diversas revistas y sellos (como Evolution) por el camino, y ahora, ya jubilado antes de tiempo, porque ése ha sido su deseo, se ha lanzado en una aventura más: crear, dirigir y editar en su propia empresa, Editorial DQ, que cuenta, por supuesto, con un sello para tebeos: DQómics.

Pero es que además la cosa no queda ahí, sino que también ha escrito un libro, El viejo periodista, por lo que, con una vida tan ajetreada, seguro que tiene multitud de cosas interesantes que contar. En la entrevista, me centraré bastante en DQómics, y por supuesto, trataré de conseguir que nos adelante algunos títulos de su plan de publicaciones… ¿será posible?

Pues sí, José Luis ha tenido a bien adelantarnos un título que publicará próximamente DQómics, además de otros datos sobre la industria que yo, al menos, desconocía y me han parecido muy valiosos, así que si quieres enterarte de todo esto y más, sigue leyendo.

Rubén Molina: Lo primero de todo José Luis, quisiera darte las gracias por tomarte el tiempo que supone esta entrevista, puede que suene exagerado, pero para mí es algo tremendamente ilusionante poder conocer un poco más del mundo editorial, una parcela que creo que los aficionados no terminamos de entender muy bien, y por supuesto, alguien con una experiencia tan dilatada como tú, puede sorprendernos.

José Luis Córdoba: No creo que pueda sorprender lo que diga, pues es bastante obvio. El editor está al otro lado del espejo y debe satisfacer principalmente a los lectores, pero también a los libreros y otros elementos que forman parte de la industria. Buscar ese equilibrio es difícil y con frecuencia no se comprenden algunas decisiones de los editores (precios, fechas de lanzamiento, calidad de la encuadernación, canal de distribución…), pero yo diría que casi siempre esas decisiones están justificadas.

RM: Para empezar, ¿podrías presentarte a ti mismo para aquellos que no sepan quién eres? Porque, a diferencia de, por ejemplo, otros miembros de Panini Cómics, como Julian M. Clemente, tú siempre has permanecido un poco más en el anonimato, pese a tu papel esencial en la editorial.

JLC: La verdad es que soy un tipo tímido que prefiere trabajar y no le gusta para nada aparentar. Cuando construí desde cero la división de publicaciones de Panini lo hice con dos buenos profesionales (Alba, en revistas, y Jordi Colomo, en cómics). También se incorporó por un tiempo Montse Samón para llevar el tema de los mangas y tratar con los packagers, que ella conocía de su etapa en Panini. Ahí entró Julián como colaborador experto en Marvel y más adelante, cuando ya teníamos todo el proyecto bien atado y los cómics en el punto de venta, se incorporó Alejandro Martínez. Todo ello fue posible gracias a Lluís Torrent, CEO de Panini España, que nos dejó trabajar en total libertad y apoyó nuestras ideas frente a la casa madre.

Creo que aquella etapa fue fundamental para garantizar el éxito de Panini, ya que en un principio en internet se cuestionaba mi falta de experiencia en el mundo del cómic. Desde Italia nos sugerían cosas que rechacé a pesar de mi falta de conocimientos sobre el sector, porque no me parecieron lógicas, y el tiempo demostró que fueron un gran acierto por mi parte: buscar un distribuidor independiente, no mezclar historias de personajes diferentes en un mismo volumen, no eliminar las grapas y no ceder los derechos de los súper héroes a otra editorial para que hicieran ellos los coleccionables.

Yo partía del respeto al trabajo que con anterioridad había hecho Planeta con Antonio Martín y quienes le sucedieron, y esa fue una de las claves del éxito de esa nueva etapa de Marvel.

RM: Muy interesante lo que comentas, José Luis, y es muy noble por tu parte que reconozcas la influencia de la licenciataria anterior, no creo que todo el mundo lo reconociese. Para ir poniéndonos en contexto, creo que sería muy interesante, que nos contases cómo ha sido tu relación con el cómic, porque a más de uno le sorprenderá, que tú eras “un niño que no leía tebeos”, lo que te convierte prácticamente en un converso de esta pseudoreligión comiquera.

JLC: En RBA, como gran editorial en el mundo de las revistas, se investigaba todo lo que se hacía y por eso el primer paso que dimos en Panini fue el de realizar una encuesta para conocer quiénes eran nuestros lectores. Ante mi sorpresa, esos lectores pertenecían a una élite intelectual y consumían toda clase de productos editoriales. Eran unos grandes lectores y eso me sorprendió y a partir de ese momento se ganaron todo mi respeto, aunque criticaran algunas de mis acciones, y decidí que teníamos que valorar todas las opiniones aunque fueran contrarias a lo que íbamos a hacer.

De este modo, como el roce hace el cariño, me convertí en un lector de cómics y aprendí a amar la pseudoreligión de la que me hablas.

RM: En tu entrada al mundo del cómic, jugó un papel muy importante un relato de Altuna que leíste, y me consta, que no tardaste en convertirte en amigo de ese tremendo genio argentino. Pero es que la cosa no queda ahí, porque no es el único autor de cómics en tu agenda, que de hecho está repleta de nombres de los que quitan el hipo… ¿te apetece ponernos los dientes largos mencionando a unos cuantos?

JLC: Playboy fue mi puerta de entrada al mundo del cómic. Vi una historieta de Horacio Altuna y decidí que todos los números de la revista debían terminar con ese toque inconfundible. Los lectores era lo que más valoraban después del desplegable y debía respetarlo. Ahí nació una gran amistad que me permitió conocer a algunos de sus amigos, como eran Juan Giménez, Nine y Trillo.

Más tarde apareció Enrique Sánchez Abulí y con él Das Pastoras, Bernet, Vega y Bié. En RBA cree mi primera colección de cómics (clásicos de erotismo) y de este modo se amplió la lista de autores-amigos.

RM: Y ahora, tras años leyendo cómics, cerca de los autores y a bordo de potentes vehículos editoriales, ¿podrías recomendarnos algunos títulos, del género que sea? ¿Y hacer una lista con tus 5 cómics favoritos?

JLC: Imposible. Son demasiados. Destacaría toda la obra de Bernet con Abulí y Segura, la de Altuna con Trillo, la de Juan Giménez, el Paracuellos de Carlos Giménez… pero también obras como Lorca: Un poeta en Nueva York, de Carles Esquembre; el Smartgirl, de Fernando Dagnino, o el Subnormal de Llor y Porto que son obras que he tenido el placer de editar por primera vez.

RM: Una cosa muy especial que hiciste en Panini Cómics, fue apostar, precisamente, por el cómic español, tanto antiguo, como contemporáneo y de nueva creación, creando el sello Evolution. A mí se me ha quedado grabado lo que me contaste de que dijiste: “Torpedo se publica por cojones”, con una frase propia de un guión de Abulí. A la publicación de aquel integral de Torpedo 1936 le siguieron otros títulos como Hombre, Clara de Noche, Serie Negra y muchos otros, entre los que habrá habido tanto éxitos, como derrotas (en cuanto a ventas) ¿Cómo crees que encaja el cómic español en un mercado en el que el cómic americano, la BD, el manga, y, sobre todo, el cómic de superhéroes impera?

Jordi Bernet recogiendo un premio

JLC: Yo creo que España es el país con mejores dibujantes de todo el mundo, pero nuestro mercado es muy pequeño. Tal vez porque somos un poco cainitas y nos gusta valorar más lo que se hace en otros países en lugar de valorar lo nuestro. En Marvel y DC triunfan nuestros autores, pero en cualquier sesión de firmas en España las colas ante un autor extranjero siempre serán más largas. En Gijón viví una escena sorprendente: tres importantes autores americanos firmaban sus cómics Marvel hasta que uno se giró y me vio hablando con Jordi Bernet; en ese momento se levantaron para hacerse una fotografía con Jordi y para pedirle que les dedicara el libro que acababa de hacer para Panini. Sin embargo, para la mayoría de los asistentes las estrellas eran los americanos.

El cainismo se vio claro cuando empezamos a tachar de españolada a lo que editó Bruguera para, de este modo, hundir la industria española, mientras en Francia potenciaban Tintín, Asterix y su cómic tradicional. Ahí se redujo nuestro mercado y solo el esfuerzo de algunos lectores emprendedores, que montaron las primeras librerías especializadas, ha permitido que se mantenga viva la llama de los tebeos.

Al cómic español le queda un pequeño nicho de un mercado dominado por los súperhéroes americanos y el manga.

RM: A este respecto, y desde tu posición y experiencia, ¿podrías hacer un diagnóstico rápido del mercado español del cómic a día de hoy?

JLC: El cómic atraviesa un buen momento en general, pero los títulos de autores españoles en su mayoría no llegan a vender mil ejemplares y, con esas ventas, son deficitarios. La industria del tebeo se beneficia de que el cómic digital no termina de hacerse un hueco y de que los lectores son pocos, pero muy fieles y eso permite que tengamos un amplio margen de mejora.

RM: En mi humilde opinión, el cómic español es una asignatura pendiente en el mundo editorial español, con una ínfima parte de una producción enorme publicada, y siempre por editoriales, que, como la tuya, deciden arriesgarlo todo para rescatar obras injustamente olvidadas… ¿a qué crees que se debe que nuestro tebeo quede por detrás, no sólo del cómic americano o el manga, sino también de la BD o el cómic europeo genérico, que podría ser más similar? ¿Ves un futuro esperanzador en este aspecto, donde no sólo los cómics más conocidos, como pueda ser la obra de Bernet, vean la luz de una forma no circunstancial?

JLC: Creo en la existencia de ese futuro esperanzador, y creo sobre todo en el trabajo que están realizando editoriales como Astiberri, Nuevo Nueve, Aleta, Amoníaco, La Cúpula o Grafito, entre otras que están apostando por el cómic de autores españoles, aunque si éstos no consiguen vender esas obras en el extranjero, no podrán vivir de su trabajo solo con el mercado local.

El problema del cómic español es el que ya te adelanté, el hundimiento de Bruguera y el olvido en el que cayeron los autores de aquella época, que lo estamos pagando ahora, aunque autores como Jan e Ibáñez nos recuerden que las cosas pueden cambiar.

RM: Ahora toca cambiar de tercio y preguntarte por tu proyecto actual, Editorial DQ, toda una aventura, como ya previenen las siglas de su nombre (Don Quijote)… cuéntanos un poco cuál es tu idea detrás de esta nueva iniciativa, cómo funciona y por qué lo haces, porque a más de uno, le va a parecer una locura y algo inédito en el mercado editorial de cómics.

JLC: Cuando me jubilé, como no quería estar ocioso, quise reactivar una pequeña editorial que tenían mis hijos. En principio quería seguir con la edición de algunos libros de deportes y, especialmente, empezar con una colección de narrativa donde entrarán algunos libros ilustrados. Quería sentirme libre de editar con el corazón y no con la cabeza, como había hecho hasta el momento.

Después se dieron una serie de circunstancias no previstas y empecé a editar algunos cómics que han arrastrado a otros.

La editorial no tiene ánimo de lucro y para ella he destinado una parte de mis ahorros, consciente de que los perderé en un tiempo. Los títulos que den beneficio servirán para editar otros que darán pérdidas pero, con las ventas actuales del cómic español, deberé ir con mucha precaución si no quiero perder la cantidad que he reservado para ello en un corto plazo.

Cuando me llega alguna obra, aclaro a los autores qué expectativas pueden tener con mi modesta editorial y, si le veo futuro con otra editorial grande, yo mismo les envío la obra para probar suerte.

RM: A mí la verdad, es que cuando me contaste tu idea para DQ, me quedé patidifuso, parece una propuesta utópica, pero por suerte, no se trata de una fantasía y te has lanzado a la piscina… La pregunta de rigor, tras haber dirigido editoriales tan enormes como RBA o Panini Cómics, ¿cómo es el cambio a un proyecto más pequeño? ¿Has hecho un balance de ventajas y desventajas?

JLC: Como directivo de empresas editoriales siempre he tratado que mi trabajo sea rentable. He sido lo más profesional que he podido y defendido los intereses de quien me pagaba un salario. Ahora, sin embargo, actúo como un aficionado. Edito lo que me gusta, sin pensar si va a dar beneficios o pérdidas, pues juego con mi dinero, un dinero que sé perderé a lo largo de los años, pero me quedaré con la satisfacción de haber editado determinadas obras que no podían caer en el olvido. A mi edad es más importante seguir lo que te pide el corazón que lo que te dicta la razón.

RM: Antes te preguntaba por tus contactos, lo que me da pie a lo siguiente. Ya hemos visto cómo has publicado en DQ cómics de Jan (Súper Rayón, y próximamente Cab Halloloco), de Joan Mundet (Capablanca) o de Antonio Segura y Jordi Bernet (Kraken), apostando, como siempre, por nuestro cómic. Supongo que este será, totalmente o en parte, tu nicho de mercado, la franja en la que quieres operar, ¿me equivoco?

JLC: No te equivocas. Solo editaré obras de autores españoles. Algunos clásicos que estaban agotados, otras obras nuevas que me han ofrecido los autores y quiero tengan una oportunidad, ya que ese libro impreso puede abrirles la puerta de otros mercados.

RM: ¿Podrías explicarnos cómo es la relación laboral con estos autores a la hora de publicar sus obras? Por ejemplo, me parece especialmente bonito el ejemplo de Jan, una vida dedicada totalmente al cómic.

JLC: Lo de Jan forma parte de las circunstancias que me han llevado a editar cómics. Yo acordé publicarlo en Panini, pero cuando el libro estaba acabado yo ya me había jubilado y la editorial rechazó hacer Súper Rayón. En ese momento, y dado mi compromiso con el autor y la obra, decidí editarlo. Obviamente el acuerdo con Jan fue diferente, al no poder ofrecerle un mínimo garantizado, pero él aceptó las condiciones y estoy muy orgulloso con el resultado. Ese cómic, de algún modo, marcará la línea que quiero seguir.

RM: ¿Tienes algunos objetivos determinantes con DQómics, a corto, medio o largo plazo?

JLC: La verdad es que no. Lo que quiero es que los autores estén contentos conmigo y comprendan que, más allá de las ventas, he hecho todo lo posible para que su obra sea valorada por los lectores.

RM: ¿Y algún deseo, como, por ejemplo, un cómic que siempre hayas querido editar?

JLC: Muchos, pero prefiero guardarlos en secreto para no gafarlos. Uno siempre piensa que los sueños se pueden hacer realidad.

RM: Hemos podido ver que DQ no sólo publica cómics, sino que también lanzáis libros y publicaciones deportivas. En este sentido, ¿Cuál es la línea de edición de DQ? ¿Veremos ampliadas estas categorías con alguna otra?

JLC: Esa es la herencia de lo que hacían mis hijos en DQ (yo dirigía Panini desde mi propia empresa –DQ&Corvi– y desde ella mis hijos editaron cuatro o cinco libros). A mí me gusta el deporte y me siento cómodo con esos títulos y próximamente saldrá otro nuevo libro sobre el baloncesto.

RM: ¿Cuál es el tipo de cómic que quieres que a la gente le venga a la cabeza cuando piense en DQómics

JLC: El cómic hecho desde la pasión y la cuidada edición. El título es lo de menos, porque para gustos colores.

RM: En cuanto a tus ediciones en sí, para mí destaca la gran calidad puesta en tus libros y sobre todo, el precio, siempre bastante asequible, y más teniendo en cuenta el tipo de material que es, y cómo está el mercado, donde los títulos que has lanzado hasta el momento, si hubieran salido con otras editoriales, habrían sido sustancialmente más caros. La pregunta es: ¿cuál es el criterio o el proceso a la hora de fijar un precio?

JLC: Es muy sencillo, si el editor no aspira a tener beneficios y vivir de la editorial, puede ajustar su precio, aunque el coste de la distribución y venta, para un editor pequeño, esté entre el 50 y el 60% de PVP. Creo que este dato debería tenerlo en cuenta la gente cuando critica el precio de los libros. Con unos ingresos máximos del 45% del PVP de cada libro vendido, el editor debe hacer frente a los pagos de producción (papel, impresión, encuadernación), promoción, packager, editor y liquidar al autor sus derechos… y tener en cuenta que cada libro que se queda en el almacén porque no se ha vendido debe soportar un coste que se come el editor.

RM: Es este tipo de cosas las que los lectores desconocemos, y parece que las editoriales no suelen divulgar demasiado, y creo que es mucho más sano conocer estos entresijos. Por supuesto, no puedo evitar preguntarte si nos puedes adelantar algún título que veremos publicado pronto, personalmente mis favoritos son los tebeos españoles de los 80s, pero por ahora todo lo que has sacado me parece, como mínimo interesante… ¿hay alguna posibilidad de que veamos Polux de Manfred Sommer para Metropol o Burton y Cyb de Antonio Segura y José Ortiz para Zona 84?

JLC: Estoy abierto a todas las sugerencias, pero siempre con mucho cuidado porque no puedo publicar todo lo que me gusta. Pero apunto esos títulos.

RM: Cruzo los dedos. Antes de terminar, y saliéndonos de la temática comiquera, ¿cómo ha sido la experiencia de escribir tu libro? ¿Ha sido un proceso fluido o arduo?

JLC: Es algo que tenía pendiente y está escrito como si de un artículo se tratara: sin guion y sin saber cómo iba a poner el punto final. Pero las críticas que voy recibiendo son muy buenas, la primera edición está prácticamente agotada y ya he empezado una segunda novela que, si la edición de cómics y otros libros me lo permite, espero poder terminar el año que viene.

Siempre quise escribir y de hecho mi éxito como editor llegó previamente porque a personas como José Manuel Lara le gustaban los artículos que escribía. Ese fue mi camino hacia la dirección de proyectos editoriales, aunque una vez me convertía en director dejaba de escribir para mimar el producto y dejar que fueran otros quienes contaran las historias. Ahora, ya jubilado, quiero encontrar tiempo para, a través de mis novelas, contar esas otras historias.

RM: Estaremos atentos a tus libros. Cómo no, me encantaría que nos contaras alguna anécdota del mundo editorial de las que tendrás miles tras una vida dedicada a la publicación de papel impreso.

JLC: Son muchas. Me gusta contar que Abulí venía a buscarme al despacho para ir a jugar al futbolín con Das Pastoras y Juan Giménez. Yo era, de largo, el peor de los cuatro, pero era muy divertido rematar las partidas con una comida y después volver al trabajo como si hubiera corrido una maratón.

Otra es la de un viaje que hice para una convención de Playboy, no recuerdo si fue en Chicago o Nueva Orleans, y llevaba en la cartera unos originales de Altuna para mostrárselos al director de la edición holandesa. El caso es que me paró la Guardia Civil en la aduana para preguntarme qué llevaba en la cartera y al ver un paquete que ponía Horacio Altuna un guarda se sobresaltó y, señalándome con el dedo, me preguntó: “¿No será usted el señor Altuna?” Me asusté como un niño y, balbuceando, le expliqué que era el director de Playboy y… el guarda, emocionado, me confesó que era un fan de Altuna y que si le podía enseñar los dibujos. Lo hice y después el guarda me acompañó hasta la misma puerta del avión para que no perdiera el vuelo.

La verdad, los dibujantes son geniales más allá de su obra. En aquella época en Playboy tuve la fortuna de que me acompañara, como director de arte, Carlos Marino, un pintor excelente y un profesional excepcional. Él seleccionaba y encargaba el trabajo de los ilustradores y así también trabajamos con Fernando Vicente, Toni Gacés y otras muchas estrellas de este universo.

RM: Me están entrando ganas de aficionarme al futbolín…

Ahora, pasaremos a una sección en la que he recopilado las preguntas que nos han dejado algunos aficionados tanto en Twitter como en el Foro Universo Marvel, a los que agradezco mucho su participación. Hay bastantes preguntas que se han solapado con las que yo tenía preparadas, así que esas las omitiré. Si me he dejado alguna pregunta, pese a haber repasado varias veces las mismas, pido mis más sinceras disculpas, y aclaro que se trata de un error mío, ya que José Luis no ha puesto ningún impedimento y has contestado todo lo que le he mandado.

Antes de nada, cabe señalar que los usuarios han mostrado mucho interés en tu proyecto editorial, están muy contentos con la edición de Kraken, por la que te felicitan, y te agradecen mucho que recuperes estas obras que estás lanzando. Empiezo con las preguntas:

Un usuario pregunta acerca de la viabilidad de lo que vas a sacar, porque comenta que con Marvel (que vende de sobra), Panini tuvo que recurrir a SD para sacar material y ahora puede parecer arriesgado aventurarse con el cómic español… ¿Qué es lo que te lleva a hacer este movimiento y más con la saturación actual del mercado?

JLC: Creo que esto ya lo he contestado antes: la afición y el mal vicio de editar. Respecto a SD, son unos profesionales impecables de los que no puedo criticar nada de mi etapa en Panini. Con frecuencia nos hicieron sugerencias extraordinarias que nos permitieron crecer como editores. Por ejemplo, ellos fueron quienes nos sugirieron que fuéramos detrás de los derechos de Berserk, que es el manga más rentable que ha editado Panini. Ellos ahí hicieron de editores por nosotros.

Respecto a Marvel, creo que se vende solo porque vivimos en un país muy marvelita, por lo que poco mérito tenemos ahí los editores.

RM: Me dejas a cuadros, no tenía ni idea de que Berserk hubiera sido, en parte, cosa de SD. Lo de su rentabilidad se sospechaba, pero también gusta tener la confirmación.

A raíz de ver que, en la página de DQ hay novedades puestas para 2022, un usuario pregunta lo siguiente:¿Cómo va a ser la comunicación con los lectores? ¿Anuncios mes a mes, plan editorial público, va a haber financiación colectiva/precompras? ¿Se van a editar comics de nueva creación o solo se va a rescatar material?

JLC: Intento contestarte por partes. Somos muy pequeños y la comunicación será a través de la web de la editorial y nuestras redes sociales. No vamos a adelantar un plan editorial porque eso implicaría un compromiso con los lectores, que no sé si podré cumplir y no quiero presionar a los autores. Por eso las obras saldrán cuando los autores entreguen, pero sin ponerles fechas que les incomoden e imposibiliten cumplir con otros compromisos más rentables para ellos. Y sí, se van a editar cómics de nueva creación, que financiaré personalmente, ya que para eso he entrado en la editorial.

RM: Otro usuario se pregunta si hay alguna obra que no pudiste publicar antes y que ahora podrías en DQómics.

JLC: La verdad es que en ese aspecto en Panini pude publicar todo lo que quise. Otra cosa bien diferente es que, en muchos casos, las ofertas de otros editores fueran más altas o jugaran mejor sus bazas y no consiguiéramos los derechos. Por ejemplo, eso nos ocurrió con Star Wars, donde Disney se decantó por Planeta.

En cualquier caso dudo que, dentro de los autores españoles, pueda competir con las grandes editoriales, por eso, como buen Atlético que soy, digo aquello de “partido a partido”.

RM: Un usuario se ha interesado por la revista que editabas, Comic Manía: ¿cómo surge la idea? ¿Cómo funcionaba, encargabas temas a los redactores o había libertad? ¿Te sorprendió el cierre o era algo previsible por caída de ventas o algún otro motivo?

JLC: Comicmanía fue una apuesta mía por el sector. Consideraba que, como líderes del mercado, debíamos hacer un producto independiente que beneficiará a todo el sector aunque diera pérdidas. La gente del Diario de Avisos nos dio el premio a la mejor revista justo cuando la acababan de cerrar. Era de prever que sin mí se apostara por mantener sólo lo que era rentable. 

Antes ya he dicho que los editores a veces deben tomar decisiones difíciles de comprender, pero siempre respetables. Mientras yo dirigí la división de publicaciones, se pudo mantener vivo ese proyecto, pero esa era la crónica de una muerte anunciada.

Por cierto, en la revista, los autores contaron siempre con total libertad para escribir de lo que quisieron, y de la editorial que quisieron.

RM: Ahora pasaremos a las preguntas dirigidas a saber si tenemos posibilidades de ver publicados por DQ una serie de títulos, que siempre es lo que más curiosidad produce, y precisamente, donde han concurrido más usuarios ha sido en la necesidad de saber si desde DQómics se va a publicar más cómic español clásico al estilo Kraken.

JLC: Sí, en la medida que los autores estén dispuestos y consigamos los derechos.

RM: De lo genérico, nos movemos a lo concreto. Varios usuarios coinciden, ansiosos en lo siguiente… ¿Publicarás de nuevo Hombre, de Antonio Segura y José Ortiz? (A esta pregunta me sumo yo, que estoy deseoso de tener esa obra, y además, esta pregunta viene propiciada porque Panini Cómics no volvió a reeditar aquel tomo integral y ahora es un volumen pasto de especuladores).

JLC: Siempre que los derechos estén libres y quien los editó previamente no esté dispuesto a renovarlos. No estamos aquí para competir con nadie ni a tratar de quitar títulos a ningún editor. Los autores o sus herederos, para nosotros siempre serán quienes tengan la última palabra. En el caso de Hombre, supongo que Panini lo reimprimirá, porque fue una obra rentable.

RM: ¿Veremos publicado algo más de la revista Metropol, de la que ya has lanzado Kraken, de Antonio Segura y Jordi Bernet?

JLC: Posiblemente, pero prefiero no adelantar nada.

RM: Esta pregunta ha sido recurrente: ¿Se puede recuperar al igual que Kraken, un recopilatorio en un tomo de Andrax de Bernet?

JLC: No me lo había planteado, pero sí que es posible.

RM: Varios usuarios se muestran muy interesados en la publicación de Sarvan, y se preguntan si la veremos publicada.

JLC: Muy pronto, porque ya estamos trabajando en la edición y espero tenerla lista este mismo año.

RM: Menuda guinda para la entrevista saber que pronto podremos disfrutar de Sarvan, otra obra de los 80s obra de la genial pareja creativa formada por Antonio Segura y Jordi Bernet… ardo en deseos de verla ya en tiendas para poder disfrutarla.

Esto ha sido todo José Luis, muchísimas gracias de nuevo por tu tiempo y tu amabilidad al concederme esta entrevista. Me ha parecido muy interesante todo lo que nos has contado, arrojando un poco de luz sobre la edición de cómics, principalmente de tebeo español, alimentando nuestras esperanzas, y dándonos envidia por todas las cosas que habrás experimentado teniendo en tu poder la capacidad de editar prácticamente lo que has querido. No me queda nada más que decir, aparte de desearte muchísima suerte y éxitos tanto a ti como a Editorial DQ, porque no miento si digo que es la editorial en la que más ilusión tengo puesta, más aún después de conocerte, saber cómo funciona tu proyecto, y ver un horizonte lleno de tebeos. Un abrazo y gracias.

Y ahora, me gustaría dirigirme a los lectores de Paranoia Secuencial, para daros también las gracias a vosotros, puesto que si esta entrevista se ha podido realizar, ha sido gracias a vosotros y vuestro apoyo. Por supuesto, la sección de comentarios está abierta, como siempre, por si queréis opinar sobre todas las cosas que nos ha contado José Luis, recomendar algún título, decir si os gusta la nueva sección y si queréis ver más entrevistas, o lo que sea. Como siempre, estoy deseoso de leer lo que tengáis que decir.

¡Gracias!

Anuncio publicitario

21 comentarios sobre “ENTREVISTA José Luis Córdoba, editor de DQómics y antiguo director de publicaciones de Panini Cómics

Agrega el tuyo

    1. Muchísimas gracias Kaulso, y gracias por el comentario.

      Yo tengo todas mis ilusiones y esperanzas puestas en esta editorial, ‘Andrax’ no lo sé, pero creo que trabajos de Bernet veremos bastantes a raíz de la amistad del autor con José Luis. Y por lo pronto, ya sabemos que pronto podremos disfrutar de ‘Sarvan’. Yo le tengo muchas ganas…

      Me gusta

  1. Muy bien llevada la entrevista, y muy interesante conocer cómo funciona DQ.
    Una editorial sin ánimo de lucro, mientras no tenga demasiados tropiezos que la lastre económicamente, puede ser un agente muy interesante en el mundillo editorial de cómics del país. Le deseo lo mejor.

    Le gusta a 2 personas

    1. Muchas gracias Querubo 🙂

      La verdad es que con la filosofía que tiene detrás, de publicar por amor al arte, sin buscar el beneficio más allá de obtener activos para poder seguir publicando, y la experiencia de José Luis, pueden salir de DQómics un montón de recuperaciones y nuevos lanzamientos que de otra forma no veríamos nunca.

      Todo mi apoyo a esta editorial.

      Le gusta a 1 persona

  2. Magnífica entrevista. Enhorabuena al entrevistador y al entrevistado. A lo mejor he sido el último en enterarme, pero me ha sorprendido saber que Julián entró en Panini antes que Viturtia.

    Entiendo el interés por los clásicos, pero personalmente quiero leer cosas nuevas. Tengo el hype por las nubes y además es que me apetece particularmente comprar algo de DQComics para apoyar el mercado español. Tampoco sabía que Super Rayón se hubiese torcido con Panini. Si tuviera que pillarme algo ahora mismo, creo que sería eso 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias System 🙂

      A mí también me sorprendió ese dato, yo pensaba que Virtutia estuvo desde el principio, igual que me ha sorprendido mucho descubrir que Berserk llegó porque SD la recomendó a Panini.

      Puede que me haya centrado mucho en los clásicos sí, no tengo remedio, los tebeos españoles de los 80s me pierden… pero yo también estoy muy pendiente de los nuevos lanzamientos, ‘Capablanca’, de hecho, no es un clásico, sino un fumetti que se está publicando en Italia y luego nos llega aquí, y creo que no tardaré en hincarle el diente, y el de ‘Cab Halloloco’ también me interesa bastante…

      Le gusta a 1 persona

      1. Imagino que tal vez Viturtia no se incorporara antes porque tuviese compromisos contractuales previos con Planeta, de forma que no le fuera posible pasarse a Panini tan pronto como el resto. Pero evidentemente esto es hablar por hablar.

        Le gusta a 1 persona

  3. Muy buena entrevista.

    Se nota el amor por los comics tanto del entrevistador como del entrevistador. Incluso en las preguntas se nota que no se ha racaneado tiempo en su concepción y redactado. Son palpables las horas metidas en el proyecto.

    Encomiable lo de este editor decidido a sacar obras que sabe que generarán pérdidas. Tiene mi apoyo aunque no sea target de este tipo de comics, pero que sin duda, merece ser premiado.

    Enhorabuena por un gran trabajo y muchísima suerte a José Luis Córdoba en este nuevo proyecto.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias miguelito. La verdad es que sí que ha llevado un tiempo considerable elaborar la entrevista, pero ha sido un trabajo ameno, súper interesante y gratificante, especialmente viendo el increíble apoyo que está recibiendo y vuestro feedback.

      Y sí, una editorial sin ánimo de lucro parece digna de una peli de ciencia ficción, pero por suerte se trata de una realidad, así que esperemos que José Luis pueda seguir con su proyecto por mucho tiempo, con muchos éxitos y con el apoyo de los lectores.

      Me gusta

    1. Una entrevista estupenda. Se puede apreciar de las respuestas que Córdoba es un editor con sentido común y respeto por los autores. Su iniciativa con DQ es además un riesgo suicida económico, pero un gesto romántico hacia la disciplina que merece aplausos del aficionado y en la medida de lo posible que recupere dinero de su inversión con nuestras compras.

      Su edición de «Kraken» me ha convencido totalmente. «Sarvan» será mi siguiente adquisición. Y ojalá que «Andrax» se una a la colección. Por pedir yo añadiría a la lista de deseos «El prisionero de las estrellas» de Alfonso Font.

      Enhorabuena por las preguntas. Especialmente por la relativa a los criterios para fijar precios. Una información muy interesante a la hora de hacernos una idea de los costes y el beneficio (necesario) que las editoriales manejan a la hora de planificar y acometer sus lanzamientos.

      Saludos.

      Le gusta a 1 persona

      1. Muchas gracias por tu comentario ikeraton. Yo creo que DQómics puede ser la editorial que consiga darle la relevancia que necesita al cómic español para que deje de ser la rara avis o algo limitado a dos o tres autores, y el resto de editoriales se animen a su publicación como si se tratase de cómic americano, europeo o manga. Pero claro, para eso se necesita un primer paso arriesgado como es este, y que mucha gente no estaría dispuesta a llevar a cabo.

        Y sí, ‘Kraken’, que fue mi primer contacto con la editorial, de la que no sabía nada, demostró una línea de edición muy atractiva y que cuida al producto y al lector, cosa que muy pocas editoriales pueden decir de sus tebeos. En mi caso, ‘Sarvan’ también se vendrá, y seguramente ‘Capablanca’…

        Ojalá ver a Alfonso Font en DQómics, que además tiene una cantidad ingente de material por recuperar y está injustamente olvidado.

        Un saludo.

        Me gusta

  4. Muy buena la entrevista, tanto Rubén como José Luis han hablado de lo que han querido, sin miedo a nada. Estas son las entrevistas que me gustan.
    Respecto a lo que va a publicar en breve, la única obra que conozco en Cab Halloloco, y es compra fija, pero las demás que se nombran tienen unos autores tan buenos que es difícil no echarles un ojo en la comiquería.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias Carlitos, la verdad es que ha sido un placer poder preguntar y ser contestado con tanta libertad. Habrá que echarle un ojo a ese ‘Cab Halloloco’, que mi experiencia con Jan se limita a ‘Super López’ XD

      Me gusta

  5. Muy interesante la entrevista. Qué casualidad que esta semana es ya la segunda persona del medio a quien le leo que uno de sus cómics preferidos es Paracuellos de Giménez. Habrá que leerlo.

    Muchos éxitos tanto a DQ Cómics como a Paranoia Secuencial para que sigan haciendo crecer este mundillo que tanto nos apasiona.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: