LECTURAS DEL MES Julio 2021

Este mes recuperamos la puntualidad de la sección tras el retraso del mes anterior, y vengo con bastantes lecturas…

Lecturas del mes anterior: LECTURAS DEL MES Junio 2021

Family Tree, de Jeff Lemire y Phil Hester (Relectura parcial)

Para mí, Jeff Lemire es de esos guionistas en los que, si se trata de un proyecto propio en alguna editorial «independiente», puedes confiar siempre para que como mínimo te lo haga pasar bien con sus cómics. Que se juntara con Phil Hester para una obra en Image Comics, ya terminaba de hacer Family Tree todavía más apetecible. Pero no sé por qué, hace ya bastantes meses, empecé a leer este cómic y no me terminó de decir demasiado.

Por suerte, este mes, aprovechando que sólo son 12 números y que la colección estaba completa, decidí darle una segunda oportunidad y acabé leyéndola del tirón, y no sentí en ningún momento las sensaciones de indiferencia que sufrí en la primera lectura, sino más bien todo lo contrario, un fluir conforme leía, siendo consciente que lo estaba pasando bien con una historia interesante y en cierto modo diferente. No es una serie que le vaya a cambiar la vida a nadie, pero desde luego es cómic que merece la pena leer si te apetece una historia que enganche y que tenga cierta profundidad, tratando al mismo tiempo, temas tan propios de Lemire como la familia o tan importantes como el mundo natural y la influencia humana en él.

Reverberación, de Tsutomu Takahashi (Relectura parcial)

Al publicar NeuN, Norma Editorial decidió apostar por un mangaka muy relevante en Japón, pero que aquí no terminó de dejar huella cuando se publicó un poco de su trabajo por parte de Glénat. El mangaka en cuestión es Tsutomu Takahashi, un autor con alma de rockero, que trabaja sin asistentes y que tiene un estilo, tanto en los guiones como en el dibujo, muy peculiar y potente. NeuN me llamaba la atención y leyendo el avance que liberó Norma, me picó mucho la curiosidad, y me habría subido a la serie de no ser porque se comentaba que NeuN cambiaba de editorial en Japón y no se sabía cuando continuaría y decidí pasar ante el posible riesgo de quedarme colgado.

Por suerte, en la presentación de Norma Editorial para el Salón del Manga de Barcelona del año pasado, los editores anunciaron una serie del mismo autor, de tan sólo tres tomos y que implicaba a la yakuza: a mí ya me tenían comprado. Tras mi lectura del primer número, no terminé de encontrar una obra tan espléndida como yo esperaba, era un buen manga, pero al nivel de muchos otros. Sin embargo, con el segundo tomo, empezó a molarme más y cuando publicaron el tercero y último decidí leerme la serie entera de corrido y la verdad es que he salido encantado y creo que es un manga súper recomendable, donde la nostalgia, la rabia, la violencia, la locura y la pena impregnan cada página, con unos personajes sumamente interesantes y una trama que atrapa suavemente y que implica al lector en la historia. Sólo diré que voy a comprar NeuN pese a lo dicho anteriormente y supongo que eso dará una idea de lo mucho que me ha gustado el estilo de Tsutomu Takahashi.

Mashle #2, de Hajime Komoto

En las lecturas del pasado mes de mayo, comencé a comentar (y a leer, por supuesto), una nueva serie manga titulada Mashle. La verdad es que el primer tomo me gustó bastante y me lo hizo pasar bien, por lo que la compra del segundo tomo estaba asegurada.

No sé por qué motivo, esta vez, tras terminar el segundo tomo, no tengo tan clara mi impresión sobre el mismo. Me explico: me he reído, ya que conserva la misma absurdez y humor ridículo que el primero y los personajes siguen siendo como se espera, pero lo que es la trama me ha parecido que transcurría un poco a trompicones. No sé si me explicaré bien, pero me da la sensación de que el autor no tiene mucha experiencia como escritor y la secuenciación no queda siempre bien integrada, y a veces parece que las líneas argumentales van colocándose un poco de aquella manera y se unen como se puede.

No es mal manga, ni mucho menos, pero este tomo, no sé si es cosa mía o del momento en el que lo he leído, ha tenido partes muy buenas que me han recordado al primero y otras partes que se me han hecho insulsas, tontas e incluso aburridas, por lo que ahora mismo tengo sensaciones encontradas. Quizá le de una relectura para ver si ha sido fruto de mis propias circunstancias o no.

Rastros de Sangre #7, de Shuzo Oshimi

Con Rastros de Sangre me pasa un poco como con Los Muertos Vivientes de Robert Kirkman. Recuerdo cada vez que salía un tomo nuevo, cómo lo leía del tirón y con avidez, y en no mucho rato de lo que engancha la lectura, sólo que esa sensación, con Rastros de Sangre puede que sea más salvaje todavía, y la lectura dura menos (poco más de un cuarto de hora).

Y aún con lo poco que me dura cada tomo, haber empezado esta serie cuando salió el primer número ha sido uno de mis grandes aciertos comiqueros, ya que Shuzo Oshimi demuestra capítulo tras capítulo ser un autor de cómic tremendamente capaz, al manejar tan bien arte e historia y conseguir arrastrar al lector por una marea emocional, donde los sentimientos no son precisamente buenos.

Respecto a la historia de este tomo… pues las cosas están que arden, pero llevan así desde el principio y el ritmo y el nivel no bajan, en todo caso suben, así que todo el que quiera una serie adictiva… ya sabe cuál se tiene que hacer. Lo que me tiene un poco en ascuas es preguntarme cuántos tomos planea sacar el mangaka. Sus otras series no han sido excesivamente largas, siendo como mucho de 10/11 tomos, y tampoco creo que deba de estirar la historia de Rastros de Sangre demasiado, aunque este autor seguro que me sorprendería y podría leerme 50 tomos de esta colección.

La Sombra del Cóndor #1: 1936. Bajo un cielo español, de Gerardo Balsa

Nunca he leído demasiado cómic bélico, y de hecho, no había leído hasta ahora ningún tebeo de batallas de aviones, que arrastran a bastante público. Pero siempre hay una primera vez, y la mía ha sido con este primer álbum de la trilogía de Gerardo Balsa: La Sombra del Cóndor.

La premisa se centra en la Guerra Civil Española, pero, a diferencia de la multitud de cómics que hay ya sobre ese conflicto, Gerardo Balsa traslada el enfoque al cielo, donde una precaria fuerza aérea española, apoyada por algunos franceses, tienen que hacer frente a la imponente maquinaria de la aviación alemana.

Una historia a dos bandas, en la que vemos perspectivas de personajes de ambas facciones y que proporciona una lectura muy amena y disfrutable.

Aún con todo, lo cierto es que para mí tiene un fallo, y es el apartado gráfico. No porque sea un dibujo malo, sino por el acabado excesivamente digital del color y las texturas, que hace parecer ciertas zonas de las viñetas, un videojuego de ordenador viejo.

Lo bueno es que yo soy de los que prefiere mil veces antes un buen guión que un buen dibujo, ya que un cómic cuya trama sea aburrida, no me va a gustar aunque lo dibuje Manfred Sommer (bueno, si lo dibuja él quizá sí), y en el caso de este álbum, la historia está bastante bien y me ha dejado con ganas del segundo tomo, y eso siempre es una buena señal.

Harrow County Omnibus

Harrow County es de esas series de las que todo el mundo habla maravillas, que ya lleva un tiempo en el mercado y que siempre he tenido ganas de probar. La publicación en un formato muy asequible como estos Omnibus por parte de Dark Horse (hecho que desconocía) hizo que me decidiese y me lanzase a por ella.

Y la verdad es que los primeros números, y con esto me refiero a casi la totalidad de los 8 primeros, me decepcionaron much. Principalmente creo que se debe a las elevadas expectativas que tenía, propiciadas por recomendaciones de compañeros de los que me fío mucho, pero también influyó que yo esperaba un terror distinto, ya que esto me parece más una fábula con elementos de terror que una historia que dé miedo. También he de admitir que por culpa de la decepción inicial, empecé a leer los números de una manera un tanto errática, dejando a veces mucho tiempo entre ellos con la consiguiente pérdida de interés y del hilo de la historia.

Y aún así, ha habido bastantes capítulos que me han gustado mucho y que me animaban a continuar, y estoy convencido de seguir la serie (este primer Omnibus contiene la primera mitad, por lo que faltaría otro tomo) y releerla del tirón, ahora sin expectativas y dedicándole el tiempo que merece, porque creo que Harrow County es una buena serie y que me va a gustar bastante si la leo como Dios manda.

Superman #23-30

Bueno, ha llegado el día: el fin de la etapa de Bendis en las cabeceras de Superman (Superman y Action Comics). Una etapa que no creo que vaya a pasar a la lista de las mejores de Superman, pero que desde luego ha tenido buenos momentos y mi valoración global es positiva (sin alardes).

En los aspectos negativos, peca de las típicas filias de Bendis, argumentos que muchas veces se estiran y prolongan demasiado, perdiendo el interés, la continua introducción de personajes suyos propios o de sus series para intentar convencer al lector de que lea sus cómics, o el excesivo uso de un humor ligero y un tanto cansino a la larga. Otro fallo que le veo, pero esto ya no es culpa del bueno de Brian, es el baile de dibujantes, cambiando demasiado de artistas.

Pero también tiene muchas cosas buenas, la primera es que a mí nunca me ha interesado Superman, y Bendis hizo que picara y empezara a cogerle cariño al personaje, lo que para mí es un logro. También destacaría su acertada caracterización del propio Superman así como sus secundarios. Ha habido arcos argumentales que he disfrutado mucho, como por ejemplo todos los de Action Comics hasta el Incidente Leviatán, y creo que, aunque no haya hecho un uso demasiado adecuado de las agencias de inteligencia del Universo DC, por lo menos ha puesto el foco sobre ellas y ha vuelto a traer personajes muy interesantes que permanecían olvidados. Superman y su familia han tenido una evolución y alteración considerable de sus status quo, y siempre es de agradecer ver cambios de este tipo si están bien planteadas y desarrolladas como es el caso. Además, no creo que si no hubiese estado Bendis en los cómics de Superman y atrayendo el foco de atención, se hubieran planificado dos interesantes miniseries como son Lois Lane de Rucka y Perkins y Jimmy Olsen de Fraction y Lieber (reciente ganadora de dos premios Eisner).

Así que, para mí, el recorrido de Bendis con Superman ha sido bastante positivo, con dos series siempre entretenidas y que han logrado brillar en ciertos momentos, pese a ciertos arcos un poco malos (algunos de ellos, precisamente en estos números).

Bermuda #1, de John Layman y Nick Bradshaw

Si John Layman saca una nueva serie, yo la leo (esto queda confirmado más abajo, con otra lectura). Así que en cuanto ha estado disponible el primer número de su serie para IDW, Bermuda, me lo he leído.

¿Mi opinión? Pues sorprenderá a alguno, pero por ahora, este primer número me ha dejado muy tibio. Está bien, pero ya está. Se nos presenta al hijo y a la hija de un destacado magnate que, mientras viajan en un jet privado sobre el Triángulo de las Bermudas, sufren un accidente que les hace chocar en una isla. Allí, unas criaturas parecidas a lagartos les atacarán, quedándose con la niña, mientras que el chaval es rescatado por una extraña joven: Bermuda.

Se nos explica un poco cómo funciona la isla, y tampoco mucho más, por ahora no me ha convencido pero estamos hablando únicamente del primer número (de cuatro), así que hay que tener paciencia y darle tiempo.

Respecto al dibujo… pues no soy muy fan del estilo de Nick Bradshaw. Que dibuja bien, con mucho detalle y narra correctamente, pero a mí personalmente no me gusta demasiado. Aún así, no me impide disfrutar de la lectura, así que ningún problema en ese aspecto.

Veremos cómo avanza esto.

Las Aventuras de Superman #2

Pues tras un primer número introductorio muy competente firmado por Paul Dini, este segundo número pasa a estar guionizado por Scott McCloud, uno de los autores más conocidos de la industria, no sólo por sus cómics, sino también por su faceta de teórico del medio.

Precisamente por este autor es por lo que me subí a la serie, siempre me llamó la atención que participase en Las Aventuras de Superman y más de una vez estuve tentado de comprar los tomos que publicaron de su etapa dentro de la línea Grandes Autores de ECC.

Este primer acercamiento ha estado bastante bien, con un número mucho más sencillo que el anterior, pero con un ritmo muy ameno que hace que se lea con la misma facilidad que se ven unos buenos dibujos animados. Se ven ya buenos mimbres en cuanto al tratamiento de personajes, y me ha gustado especialmente la caracterización de Lois Lane, muy acertada.

En este segundo capítulo, la aventura ha sido rescatar a una ciudadana de las manos de Metalo, personaje que desconocía pero que tiene una apariencia muy llamativa. Veremos a qué villano le toca morder el polvo en el próximo número…

Chu Volume One: The First Course, de Layman y Boultwood (Relectura)

¿Qué puedo decir a estas alturas de una serie para Image Comics de John Layman? ¿Y si, además está desarrolla en el universo de Chew, uno de mis cómics favoritos?

Pues que me gusta, y no poco. Buena prueba de ello es que esta serie la leo en digital según sale en Estados Unidos y ahora he comprado el TPB recopilatorio para poder releerla y tenerla en mis estanterías.

Pero centrándome en la lectura en sí, para explicaros un poco cómo funciona Chu, recurriré a la explicación del propio Layman, que ve la relación entre Chu y Chew como la que se puede dar entre las series de televisión Better Call Saul y Breaking Bad: ambas pertenecen al mismo universo, hay personajes comunes, pero siguen caminos separados con enfoques distintos.

De esta forma, Chu está protagonizada por Saffron Chu, hermana de Tony Chu (protagonista de Chew), que es muy distinta a su correcto hermano policía, ya que es una ladrona que se acaba implicando en un asunto muy chungo con la mafia. Por suerte, cuenta con un gran ingenio y un poder culinario (cómo no) que le serán indispensables para sobrevivir.

Una lectura fresca y súper divertida, que además cuenta con el dibujo muy cartoon de Dan Boultwood que es una maravilla. Se puede leer perfectamente sin haber leído Chew, ya que, aunque en este primer tomo vemos a muchos personajes de Chew, los sucesos que tiene lugar, se desarrollan antes del comienzo de la serie de Chew, y de aquí en adelante, Chu se va a ir distanciando de Chew siendo una cosa totalmente independiente.

Resumen de lo que acabo de escribir: chu, chiu, chu, cha, che, chuuuuu.

Chu #6, de John Layman y Dan Boultwood

Pues precisamente hablaba de Chu distanciándose de Chew y en este primer número del segundo arco (serán arcos o miniseries de 5 números) vemos ese distanciamiento de manera literal, ya que Saffron y Edie están en un crucero en aguas internacionales, haciendo jugarretas de las suyas, e intentando que el aparentemente comatoso Ong Chu les revele el paradero del oro nazi que supuestamente robó (Ong es de mis personajes favoritos, y cada vez que se ve un flashback suyo, mejora).

En el crucero, Saffron se topará con un obstáculo difícil de sortear pero ante el que no se echará atrás, haciendo que esta miniserie apunte como objetivo el robo de una botella de vino rescatada de un naufragio. A mí me tienen convencido, Layman no pierde el pulso y apunta maneras este segundo arco.

Por el momento no llega al nivel de Chew o de Outer Darkness, pero es súper divertida, y con Layman las series siempre van hacia arriba.

¡Deseando leer el siguiente número!

Give my regards to Black Jack #1 y #2, de Shuho Sato

Quizá a alguno le suene este manga, pero con otro título: Say hello to Black Jack, ya que fue editado en España por Glénat hace ya casi 20 años (desde la salida del primer tomo). Un título del que apenas había oído hablar, pero que siempre que alguien lo mencionaba era para decir maravillas de él. Por suerte para los aficionados, una nueva editorial, Sekai, ha decidido empezar su aventura volviendo a traer este manga, esta vez bajo el título Give my regards to Black Jack, por un tema de derechos.

La premisa nos lleva hasta la vida de Eijiro Saito, un estudiante de medicina japonés recién licenciado que comienza sus prácticas para convertirse en médico. Puede parecer una historia de médicos más, pero os adelanto que no lo es, ya que el sistema sanitario japonés es MUY distinto al que nosotros conocemos, el español. Un mundo complicado, competitivo y muy corrupto. Una jungla en la que no siempre el paciente es lo primero, como tendrá que aprender Saito a duras penas. Pero puede que Saito no se conforme con resignarse y ser engullido por el sistema, y trate de cambiar las cosas.

No sólo engancha desde el primer capítulo y nos muestra un tema interesantísimo como el funcionamiento del sistema sanitario japonés (interesante no significa positivo), sino que además tiene la habilidad de hacernos sufrir como sufre Saito, pasándolo mal por los pacientes, indignándonos y odiando a los médicos más crueles y llenándonos de ternura y alegría en algunos momentos. He disfrutado de principio a fin la lectura, que se me ha hecho cortísima. Se van a hacer largas las esperas entre tomo y tomo.

Valoración final del mes (Julio de 2021)

En julio he podido subir el ritmo y la cantidad de lecturas, y aunque habría podido leer más, la verdad es que el nivel medio de las lecturas ha sido muy agradable.

Peor lectura del mes:

Mashle #2

Que no salten las alarmas. No es que haya sido una mala lectura, sino que me ha decepcionado bastante y la lectura no me ha dado las mismas buenas sensaciones que el primer tomo, aunque no sé si esto se debe a que lo he leído en el momento equivocado.

Si hablamos de decepciones, Bermuda #1 también lo ha sido un poco, pero también es culpa mía porque esperaba mucho más. Con algunos números de Harrow County, lo mismo.

Pero por malo per se, ganarían ciertos números del Superman de Bendis, especialmente los de Synmar, que me han dejado igual que si no los hubiera leído.

Mejor lectura del mes:

Give my regards to Black Jack #1 y #2

Estaba siendo complicado seleccionar la mejor lectura de este mes, porque había habido varios tebeos que había disfrutado mucho, pero ninguno de esos que te despejan todas las dudas porque son comicazos irresistibles. Me iba a quedar con Reverberación, porque el guión es sólido, oscuro y diferente y el estilo tan personal del autor me parece un descubrimiento personal. Si no hubiese elegido Reverberación, seguramente me hubiera quedado con Family Tree o Rastros de Sangre, por tener una de las virtudes que más valoro en una lectura: enganchan.

Pero de repente, apurando los últimos dos días de julio, me puse con la lectura de los dos primeros tomos de Give my regards to Black Jack, y cuando terminé el segundo, pocos minutos antes de que acabara el mes, sabía cuál era la mejor lectura, y ahora sin ninguna duda. Los motivos eran claros: no sólo engancha, sino que además es muy interesante todo lo que cuenta y maneja muy bien las emociones y sentimientos. Tengo el presentimiento de que esta serie va a ser un pepinaco.

Esto ha sido todo para el mes de julio, como siempre, cualquier duda, sugerencia, opinión o idea serán bienvenidas en la sección de comentarios. ¡Gracias por leerme!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: