RESEÑA OBSOLETA Chew de John Layman y Rob Guillory

«Todavía te odio Chu.»

Hay una nueva reseña de esta serie, mucho más elaborada y extensa que te animo a leer pinchando aquí.

Publicada por Image Comics entre junio de 2009 y noviembre de 2016, Chew es una de las series que más favor de la crítica han tenido en los últimos años, con varios premios Eisner y Harvey entre otros.

Lo curioso es, que desde fuera, a mí no me parecía nada fuera de lo común, es más, me sentía reacio a leer la serie ya que sin ir más lejos, su estilo de dibujo me echaba para atrás. Pero la curiosidad mató al gato, y en este caso murió de placer al leer algo desmesuradamente novedoso. El refrán dice que no hay que juzgar un libro por su portada, y tiene demasiada razón.

Chew nos narra las aventuras e investigaciones de Tony Chu, un agente especial del FDA (la agencia de administración de alimentos y medicina estadounidense) que posee la particularidad de ser cibópata, es decir, puede obtener impresiones psíquicas de todo aquello que coma, llegando a saber de dónde viene o cómo se ha desarrollado lo que está ingiriendo entre otras muchas cosas. A partir de aquí la comida, los sabores y todo lo relacionado con este mundo, desde animales a genética se convertirán en un elemento vivo. Esta premisa, que parece escasa para construir una serie tan longeva, es sólo la primera piedra de un nuevo universo que, una vez comprendamos las reglas con las cuales se rige, va a hacer las delicias de cualquier lector.

Chew-Featured-Image

Y es que, lo que puede parecer en un principio un argumento desenfadado o demasiado poco serio es sólo la fachada de un guión extremadamente complejo e inteligente y una historia muy sólida que nos sumergirá en un océano de posibilidades en el que la diversión y las risas están aseguradas, pero en el que también tendremos momentos cargados de tensión y otros que nos dejarán al borde del llanto. Y aquí cada milímetro de viñeta cuenta, y el fondo muchas veces traerá cosas escritas que si bien no tienen nada que ver con la trama, sacarán una sonrisa a cualquiera. Leyendo las grapas originales, John Layman decía en los correos que tenía la historia pensada para 60 números, pero que no sabía si las ventas permitirían llegar a tal cifra, y leyendo Chew se nota esa planificación tan detallada en la que cada número escrito tiene su razón de existencia y cualquier cosa o personaje que hayamos visto en el pasado, seguro que volverá para tener relevancia en el argumento.

tumblr_mp1a8jcQ171qzhq2uo3_r1_1280

Uno de los puntos más fuertes de la serie, a parte de la continua imaginería e invención de nuevos poderes ligados a la comida (cada uno más bizarro que el anterior), son los personajes, ya que Tony Chu, pese a ser el protagonista, nos costará empatizar con él hasta bien avanzada la serie. A mí los que se me quedan grabados a fuego en la memoria son los que le acompañan; el descacharrante John Colby, la adorable Amelia Mintz, el odioso Applebee, el siempre misterioso Mason Savoy, el cruel Coleccionista, la independiente Olive, la inolvidable Toni e incluso los secundarios más secundarios que tanta importancia tienen como Chow, Caesar, Vorhees, D-Bear, Montero, Ms. Peñya… sin olvidar, por supuesto, al indescriptible ¡POYO!

Podría hartarme a escribir cosas sobre Chew, pero no quiero desvelar nada de la trama, ni creo que mis palabras le hagan justicia, sólo diré que pese a ser 60 números y 3 back-ups, los he leído casi con ansia por todo lo que me gustaba, y se ha convertido en una de las mejores series que he saboreado hasta el momento. Merece la pena pegarle un bocado.

2358536-chew_015_029

Apartado Gráfico

Dije al principio que a mí el dibujo me echó para atrás, pero eso sólo fue al principio, porque conforme avanzas, descubres que Chew es Chew porque Rob Guillory la dibuja. Un estilo cartoon, altamente dinámico y muchas veces desproporcionado capta a la perfección la esencia de la serie y nos regala personajes y escenas irrepetibles en las que no se escatimará en violencia, sangre e incluso momentos subidos de tono.

En cuanto al color, para ayudar a Rob en esta tarea, van pasando por la serie diversos artistas; Lisa Gonzales, Steve Struble y Taylor Wells, que hacen tan bien el trabajo, que en ningún momento notaremos que haya cambiado el colorista de apoyo.

561aa09adea7649e26d95f1e74c64ec2

Ediciones

En Estados Unidos, esta serie ha sido publicada en varios formatos distintos; las grapas originales, 12 tomos en rústica recogiendo 5 números (Chew TPB), 6 tomos en cartoné con 10 números cada uno (Chew Omnivore) y 3 tomos tamaño deluxe en cartoné que recopilaban 20 números (Chew Smorgasbord).

En España, sólo disponemos de la edición en rústica de Planeta, que calca los contenidos de los TPB americanos, y por tanto, contiene toda la serie incluyendo los spin-offs.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: